Una enfermera extrae de un frigorífico una dosis de la vacuna alemana CureVaC para su ensayo clínico, en el que participaron voluntarios, en el Hospital de Cruces de Bilbao.

Una enfermera extrae de un frigorífico una dosis de la vacuna alemana CureVaC para su ensayo clínico, en el que participaron voluntarios, en el Hospital de Cruces de Bilbao. H.Bilbao / Europa Press

Salud

CureVac, la supervacuna por la que ya apostaba Bill Gates en 2015

La Agencia Europea del Medicamento está estudiando los resultados CVnCoV y se espera que sea la siguiente vacuna de ARN mensajero en llegar

A estas alturas de la pandemia ya se puede asegurar que las vacunas de ARN mensajero son la gran revolución terapéutica que nos está sacando de la situación de crisis sanitaria y económica global. Pero apenas estamos viendo el principio de este gran avance. La Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) está estudiando los resultados CVnCoV  -la vacuna de CureVac- y se espera que sea la siguiente vacuna de ARN mensajero en llegar. Una tercera vacuna que aporta innovaciones respecto a las que ya se están inyectando.

No todo el mundo vio venir la revolución de vacunas de ARN mensajero, sí lo vieron Bill y Melinda Gates. De la misma manera que Gates llevaba años avisando de la irrupción de una crisis como la del coronavirus, también supo ver que las vacunas de ARN mensajero eran una apuesta de futuro para abordar las enfermedades. En marzo de 2015, un lustro antes del gran confinamiento mundial por el Covid, la fundación del -entonces unido- matrimonio Gates anunciaba la inversión de 46 millones en CureVac. «Si podemos enseñar a nuestro cuerpo a crear sus propias defensas, podemos revolucionar la manera de tratar y prevenir enfermedades», aseguraba Gates hace cinco años. «Tecnologías como el ARN mensajero nos dan la confianza para hacer grandes apuestas para el futuro», anunciaba el magnate hablando de un futuro que hemos visto materializarse ahora. CureVac era una de las empresas que apostaba por desarrollar esta tecnología que ha terminado por ser decisiva para enfrentarnos a la pandemia.

Dos dosis de CureVac

Todavía no están los resultados de la última fase de ensayos clínicos que han terminado hace poco en todo el mundo. En España, el País Vasco ha sido escenario de la fase tres de los ensayos en los que se han administrado dos dosis a los voluntarios del ensayo. «La eficacia no la sabemos, esperamos que tanto la eficacia y la seguridad sea la misma que con las otras vacunas de ARN mensajero», afirma Matilde Cañelles, inmunóloga e investigadora del CSIC.

Hay una diferencia en el ARN de esta vacuna, «no está modificado para estabilizarlo, como las de Moderna y Pfizer, en esta se estabiliza con otra técnica, rodean al ARN con lípidos», explica Cañelles. «Es un desarrollo diferente de las otras ARN mensajero, a grandes rasgos es lo mismo, pero al detalle es un poco distinto. Estas empresas llevan años trabajando en estos desarrollos y cada una lo quería usar para temas distintos, no para el Covid. Por eso tienen técnicas distintas», añade.

Dura mucho tiempo en temperaturas de refrigeración normal, lo cual es una gran ventaja para la distribución».

MATILDE CAÑELLES, INMUNÓLOGA E INVESTIGADORA DEL CSIC

La gran innovación de CureVac es que «no se necesita almacenar en temperaturas tan bajas, dura mucho tiempo en temperaturas de refrigeración normal, lo cual es una gran ventaja para la distribución», explica la inmunóloga. Este hecho junto con la intención de fabricar 1.000 millones de dosis el año que viene, auguran un papel protagonista de esta vacuna en la inmunidad de rebaño de todo el mundo.

La vacuna de CureVac se empezará a distribuir por Europa tan pronto tenga el visto bueno de la EMA. Se han comprometido 220 millones de dosis con la empresa alemana y la UE se ha reservado la posibilidad de comprar otros 180 millones adicionales.

Una segunda generación de vacunas multivalente

CureVac junto con el gigante farmacéutico GSK ya están trabajando en la segunda generación de vacunas. Tienen como objetivo desarrollar candidatos a vacunas de segunda generación que ofrezcan respuestas inmunes mejoradas y se dirijan a variantes emergentes.

Todos los que están haciendo vacunas de ARN están trabajando en nuevas dosis que llevarían incorporadas la variantes».

Matilde Cañelles, inmunóloga e investigadora del CSIC

«Todos los que están haciendo vacunas de ARN están trabajando en nuevas dosis que llevarían incorporadas la variantes. Hacer esto en las vacunas de ARN es más sencillo que en las otras, por la técnica con la que están hechas. Son pioneros, van por delante» asegura la investigadora. 

«Los científicos todavía estamos sorprendidos porque se está haciendo tan rápido el desarrollo de las vacunas que al comienzo de la pandemia a cualquiera que nos hubiera preguntado no habríamos dicho que en un año se hubiera hecho una vacuna», asegura la inmunóloga. «Pero ha podido ser, ni tratamientos ni nada, vacunas», concluye.

Comentar ()