Salud

La pandemia se estabiliza y los repuntes pondrán a prueba la inmunidad de rebaño

La incidencia de Covid aumentó el pasado viernes tras bajar de forma continuada desde julio.

Andalucía comienza la campaña de vacunación de la tercera dosis Covid a mayores de 70 años junto a la vacuna de la gripe.

Andalucía comienza la campaña de vacunación de la tercera dosis Covid a mayores de 70 años junto a la vacuna de la gripe. Eduardo Briones / Europa Press

Tras más de dos meses de bajada continua, el pasado viernes volvía a incrementarse, aunque de forma muy ligera, la incidencia del Covid en España. El riesgo sigue siendo bajo pero las últimas notificaciones del Ministerio de Sanidad constatan un ligero repunte de los contagios. El suelo quedó en 40,52 casos por 100.000 habitantes a 14 días y en estos últimos cinco días ha oscilado y se sitúa en 41,90.

Sin embargo, este rebote de la incidencia llega a España en un momento en el que se ha vacunado al 88% de la población diana, es decir, los mayores de 12 años que pueden recibir vacuna. Respecto a la población total, nuestro país ha vacunado casi al 80% de la población, una cifra muy superior a la de países del entorno como Alemania, Francia o Reino Unido que están en torno al 66% según reflejan los últimos datos de Our world in data.

La incidencia toca suelo en una situación «favorable» ante una posible nueva ola, según el epidemiólogo Jonay Ojeda, portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS), quien subraya la importancia de tener «uno de los mejores escenarios de la Unión Europea» ante la entrada en «terreno inexplorado». «No sabemos a ciencia cierta qué efecto puede tener un aumento de la incidencia en una población más vacunada o cómo la inmunidad de rebaño puede llegar a amortiguar un posible aumento de los contagios», apunta Ojeda.

El pequeño repunte que este martes ha vuelto a bajar supone una estabilización pero no es posible, afirma Ojeda, saber si supone que se ha tocado suelo: «Una hipótesis de este pequeño repunte puede ser un efecto del puente del Pilar, que ya hemos visto durante la pandemia que el aumento de interacciones sociales tiene un efecto directo sobre la incidencia, pero no sabemos cuál será la evolución».

La incidencia en menos de 50 supone un «riesgo bajo» según los indicadores establecidos por el Ministerio de Sanidad pero no era el objetivo marcado por los epidemiólogos, como recuerda el profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública, Joan Carles March. «Este no es el suelo que queremos o necesitamos. Lo ideal es llegar a 25 y mantenerlo así durante un mes, para entonces decidir la apertura de nuevas medidas. En este sentido es bueno celebrar que tenemos la pandemia muy controlada pero no debemos caer en la tentación de pensar que ahora mismo no hay riesgo», afirma.

¿Puede haber una sexta ola de Covid?

El coronavirus ya ha dado muchas sorpresas y por ello los expertos prefieren no hacer predicciones fijas. El médico y profesor de Planificación y Economía de la Salud de la Escuela Nacional de Sanidad, José Ramón Repullo, reconoce que «no es posible saber si habrá sexta ola, aunque muchos expertos piensan que la COVID-19 tendrá un efecto moderado, aunque la gripe estacional y otras virosis respiratorias pueden tener una mayor incidencia en los próximos meses. Los servicios sanitarios deberían reforzarse para esta campaña de otoño-invierno; esto es lo más sensato; particularmente reforzar la atención primaria, que sería la primera línea de contención de las epidemias estacionales que parecen avecinarse. Y las autoridades sanitarias deberían mantener activa la vigilancia epidemiológica por si hay que intervenir con medidas locales de restricción de la movilidad, de las actividades y los aforos».

Lo que parece claro es que el repunte o onda epidémica que pueda venir, será distinta a las anteriores. «En la quinta ola ya vimos una disociación entre el aumento de contagios y las hospitalizaciones y muertes y es posible que más que ola pueda hablarse de repuntes localizados, ya que la situación es muy distinta según los territorios», afirma el portavoz de SESPAS.

A juicio de March, «tener una sexta ola no es descartable, pero en principio no se parecería a las primeras. Sin embargo, el incremento de las actividades en interiores con la llegada del frío o posibles nuevas variantes podrían facilitar una nueva onda epidémica y por tanto hay que seguir alerta».

La quinta ola, de los jóvenes; la sexta…

Si la quinta ola se denominó «la de los jóvenes» porque el virus se extendió fácilmente entre quienes no se habían vacunado (fundamentalmente por debajo de 30 años), esta sexta ola «puede ser la de los que aún no se han vacunado o aquellas personas más frágiles o en las que la vacuna pueda perder su poder inmunogénico, en mayores sobre todo», afirma March.

Repullo subraya que independientemente de las olas, el Covid podría convertirse en una endemia, es decir, una enfermedad que nos afectara de forma habitua.. «Pese a la baja morbilidad y letalidad en los inmunizados, la endemia y sus brotes locales, al afectar a amplias poblaciones, acabarían produciendo un número importante de casos, hospitalizaciones y muertes, particularmente en el grupo de gente mayor, frágil e institucionalizada, donde no resulta fácil diferenciar ‘morir de covid’ de ‘morir con covid».

Ante ese escenario, el profesor de la Escuela Nacional de Sanidad cree que «aunque la sociedad pueda ‘acostumbrarse’ a pagar un tributo de morbimortalidad por el Covid, no significa que este daño sea inevitable. Al igual que los accidentes de tráfico, se pueden y se deben hacer cosas para reducir la enfermedad y la muerte asociada al Covid». Así, el médico ve indispensable «evitar mensajes triunfalistas y concienciar a la población de que las medidas de salud pública van a tener que continuar».

Te puede interesar

Comentar ()