Salud

Dos viejos fármacos ofrecen resultados contra el alzhéimer en animales

Alzheimer. RENSSELAER POLYTECHNIC INSTITUTE

Cuando se habla de tratamientos contra el alzhéimer, es necesario ser muy cautos. Esta enfermedad neurodegenerativa no tiene cura y precisamente por ello cualquier avance es recibido con gran expectación.

Es el caso de dos viejos fármacos – gemfibrosil, usado para el colesterol, y el ácido retinoico o vitamina A, usado para patologías dispares como el acné o la psoriasis – que han mostrado en ratones que pueden contrarrestar el daño cerebral en los ensayos con animales y que, además, pueden incluso mejorar la cognición.

El tratamiento con ambas drogas combinadas aplicado a animales han mostrado potencial y los resultados se publican en Science Traslacional Medicine, como avanza Medical Xpress.

Ambos medicamentos tienen la asombrosa capacidad de concentrarse en los astrocitos del cerebro, células que originalmente recibieron su nombre porque parecen estrellas. Pero los astrocitos están íntimamente involucrados en un proceso clave que progresiva e insidiosamente destruye el cerebro.

Investigadores del Centro Médico de la Universidad Rush en Chicago han descubierto que los astrocitos pueden ser responsables de la acumulación de beta amiloide, la placa que daña las neuronas. Así, también han descubierto que el gemfibrozil y el ácido retinoico, cuando se usan en combinación, obligan a los astrocitos a revertir su destructividad y, en cambio, reducen la beta amiloide en el cerebro, mejorando la función cognitiva.

Los hallazgos sugieren que, tal vez en un futuro no muy lejano, estos medicamentos puedan reutilizarse para persuadir a los astrocitos a desempeñar un papel beneficioso, sirviendo como «máquinas limpiadoras» de betamiloide, eliminando la acumulación de placas y evitando que el alzhéimer destruya el cerebro.

«Desde un ángulo terapéutico, estos resultados sugieren que las dosis bajas [gemfibrozil y ácido retinoico] podría reutilizarse como un tratamiento para reducir la carga de placa y mejorar la cognición «, escribió Sumita Raha, primera autora de un artículo publicado en Science Translational Medicine.

Te puede interesar

Comentar ()