Salud

COVID Moonshot, la plataforma de ciencia abierta que prepara una pastilla sin patente para curar el Covid

Modelización e imagen de microscopio electrónico del Instituto estadounidense de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID), coloreada digitalmente, muestra el SARS-CoV-2.

Modelización e imagen de microscopio electrónico del Instituto estadounidense de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID), coloreada digitalmente, muestra el SARS-CoV-2.

Un antiviral para curar el Covid sin patentes y fácil de fabricar y distribuir está en camino. Si todo va bien, a comienzos de 2023, estará listo. Se puede convertir en el primer medicamento creado con donaciones de micromecenazgo, desarrollado de manera colaborativa y gracias a la inteligencia artificial y, lo mejor de todo, libre de patentes, esto es, que se puede producir en todo el mundo sin pagar por la fórmula.

Cuando apareció el Covid un consorcio de científicos de todo el mundo se puso a trabajar para buscar una cura y hacerlo de manera gratuita. Coordinados a través de Zoom los científicos que trabajan en universidades como Cambridge y Oxford y farmacéuticas como Novartis y biotecnológicas como PostEra, se unieron en el proyecto COVID Moonshot, el mayor proyecto para el desarrollo de un fármaco con ciencia abierta del mundo. 

En un año el Covid será una enfermedad endémica con lo cual ayudaremos en muchas partes del mundo».

Alpha Lee

“Covid Moonshot es un proyecto de ciencia abierta, aspira a descubrir y desarrollar un antiviral oral contra el Covid actuando contra la principal proteína que ayuda al virus a replicarse”, cuenta Alpha Lee, uno de los promotores y cofundadores de la iniciativa. “El proyecto empezó en marzo de 2020 cuando Israel publicó la estructura de la proteína que permite al virus replicarse. Entonces yo estaba en Estados Unidos precisamente en una empresa dedicada al machine learning”. Lee es también cofundador de PostEra que se acaba de convertir en el laboratorio de inteligencia artificial de Pfizer. 

Gracias a la tecnología de aprendizaje automático la búsqueda de moléculas se acelera el proceso de diseño. “Creamos un proyecto completamente abierto y queríamos que todo el mundo participará en él y nos asegurarnos de que todas las moléculas que fuéramos descubriendo fueran libres de patentes y fueran usadas por todo el mundo y fueran distribuidas para todas las partes del mundo sin ningún tipo de restricciones”.

Cuando lanzaron el proyecto pidieron a la gente ideas de cómo crear el antiviral y recibieron diseños cientos de fórmulas de moléculas nuevas que pudieran bloquear el SARS-CoV. -2 infecciones y desarrollar un antiviral. A diferencia de lo que hacían las farmacéuticas y hospitales en 2020 que era probar antivirales preexistentes.  “Recibimos cerca de 2000 ideas las primeras dos semanas y luego recibimos muchas más”. 

Una de las claves de esta iniciativa es que se han sumado muchos laboratorios en todo el mundo que cubren distintos aspectos necesarios para la creación de un medicamento como la simulación computerizada o bioquímicos. “Todavía no he conocido en persona a muchos de los colaboradores con los que he trabajado por Zoom durante cerca de 2 años”, confiesa Lee a El Independiente.

La parte más complicada llegó en 2021: la financiación para los estudios clínicos, 11 millones de dólares que harán viable el antiviral el año que viene. “Será el primer antiviral desarrollado por micromecenazgo contra el Covid y se podrá distribuir por todo el mundo sin ninguna patente”, afirma Lee.

“En un año el Covid será una enfermedad endémica con lo cual ayudaremos en muchas partes del mundo. Podemos ayudar al desarrollo de la salud global cuando hay muchas zonas de África que no están vacunadas, muchas regiones en las que no se han beneficiado de las vacunas como en los países ricos. Creemos que nuestra píldora tendrá un gran potencial en aliviar y en ayudar en la lucha contra la enfermedad en los próximos años, especialmente en el en los países pobres, porque seguirá habiendo infecciones y casos de personas que lo necesitan”, asegura Lee que considera que los antivirales son fundamentales en la estrategia de control de la pandemia

Más allá del Covid

Moonshot es una plataforma que ha nacido por el SARS-CoV2 pero quiere continuar. “Es una estructura que definitivamente vamos a continuar y vamos a tratar diferentes enfermedades. Abordaremos otros coronavirus, dengue y otros virus con potencial pandémico. Esto es un programa basado en ciencia abierta y en el machine learning enfocado al descubrimiento de medicinas para abordar distintos aspectos de enfermedades contagiosas”. 

Si el mundo se hubiera tomado en serio el crear un antiviral hace 18 años no hubiésemos tenido ningún problema con el SARS-CoV2 «.

Alpha Lee

Una herramienta para la Salud global que puede ser muy útil en el futuro. “ Los gobiernos necesitan invertir, es necesario que entiendan la preparación contra las pandemias e invertir en el descubrimiento de nuevos medicamentos como un servicio esencial. Iniciativas de ciencia abierta como la nuestra lo que quieren es llevar los medicamentos a los mercados para beneficio de la humanidad”, afirma Lee. “Si lo dejamos sólo en manos de los beneficios empresariales no va a funcionar, los gobiernos no pueden desentenderse de su responsabilidad, su papel es invertir en ciencia para que tengamos medicamentos en la próxima pandemia”, añade.

En este sentido Lee cree que esta pandemia se podía haber evitado. “Es una pandemia causada por la negligencia. La proteína que queremos abordar del SARS-CoV2 es idéntica al SARS que apareció en Asia en 2003. Lo que significa que si el mundo se hubiera tomado en serio el crear un antiviral hace 18 años no hubiésemos tenido ningún problema con el SARS-CoV2 y el Covid sería una enfermedad tratable. Pero no se hizo porque no era rentable”, mantiene.

Te puede interesar

Comentar ()