Salud

La gripe recupera su espacio tras dos años: “El pico se prevé en torno a Semana Santa”

El año pasado se registraron solo 12 casos en toda España. El responsable científico y de vigilancia virológica del Centro Nacional de la Gripe de Valladolid, Iván Sanz, afirma que la falta de inmunidad hace esperar una temporada intensa.

Gente anda por la calle en Málaga mientras llueve intensamente.

La gripe ha comenzado su escalada en marzo, a la vez que las llluvias. Álex Zea / Europa Press

El invierno pasado España registró únicamente 12 casos de gripe, según los datos del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) con datos hasta abril de 2021. El Covid apenas ha dejado espacio a otros virus respiratorios en los últimos dos años. Hasta ahora. Así lo cree el responsable científico y de vigilancia virológica del Centro Nacional de Gripe de Valladolid, Iván Sanz, que celebra que «por fin» la gripe vuelve a ser epidemia: «No era normal y no es bueno que no haya gripe, porque lo que hacemos es acumular el número de personas que han perdido la inmunidad frente al virus. Así que podría ser peor si hubiese tardado más».

La gripe acaba de traspasar el umbral epidémico en Castilla y León, confirma Sanz, al igual que en Cataluña, según aseguró la semana pasada el consejero de Salud, Josep María Argimón. «A nivel nacional, los datos de los que disponemos ahora mismo no permiten confirmar si la epidemia está en toda España pero tradicionalmente la gripe siempre ha llegado de norte a sur así que es muy probable que haya más comunidades en epidemia y que el resto empiece en breve», afirma Sanz. El cambio en el sistema de vigilancia de gripe, que ha incluido otros virus respiratorios, ha provocado que «los datos no estén tan actualizados como sería deseable» a juicio de Sanz.  El director emérito del Centro Nacional de Gripe de Valladolid, Raúl Ortiz de Lejarazu, también reivindicó recientemente la necesidad de mejorar la vigilancia de gripe en una entrevista a finales de enero.

En cualquier caso, el ISCIII confirma en su último informe semanal hasta el 13 de marzo que los «todos los indicadores de vigilancia indican un aumento en la circulación de virus gripales».

La gripe ha empezado la subida en marzo, un mes atípico aunque lo extraño, para Sanz, va más allá de este retraso. «Lo que sí es raro es que la gripe registró un pequeño pico entre noviembre y diciembre, que no llegó a pasar el umbral epidémico, y que ahora venga otra vez. Esto tiene que ver con la irrupción de ómicron, que arrasó durante la Navidad y desplazó a la gripe y a otros virus respiratorios».

Ómicron desplazó al virus de la gripe pero también a su diagnóstico. «Como los esfuerzos se centraron a diagnosticar Covid, tanto  desde Atención Primaria como hospitales, no sabemos si la ausencia de gripe fue porque ambos virus compiten o porque la vigilancia de casos centinela no llegaba. Creemos que es por una combinación de ambos factores, por la presencia de ómicron y porque no se permitió una correcta vigilancia de la gripe», sostiene el responsable de vigilancia virológica del Centro Nacional de Gripe de Valladolid.

La bajada de ómicron – que parece haberse estabilizado en una incidencia entre los 400 y 500 casos por 100.000 habitantes a 14 días – ha dado esta segunda oportunidad a la gripe, que Sanz cree que seguirá en escalada otras cuatro semanas. «Es lo esperable si no viene una nueva onda de Covid que lo desbarate todo, que tengamos ese pico en torno a la Semana Santa».

La temporada, como ya advirtieron los científicos hace meses, se prevé «intensa». «No es que el virus sea más grave o letal, pero sí se va a encontrar con más gente sin inmunidad y por tanto habrá más gente que hospitalice, por una cuestión estadística», explica el virólogo.

Los datos de que se dispone hasta ahora hablan de un perfil de infectados similar al de otros años, «de momento tenemos bastantes casos en niños, que son quienes tienen más carga de infección, aunque las hospitalizaciones se concentran en la gente mayor, aunque también hay casos en niños menores de dos años».

La gripe encuentra este año más gente sin inmunidad aunque también un mayor número de vacunados. A estos la inyección les protege algo, aunque en menor medida que otros años ya que el virus que está circulando no corresponde exactamente con la que se introdujo en la vacuna. «Ahora que llevamos tiempo hablando de las variantes de Covid creo que se entiende mejor por qué las vacunas de la gripe no son perfectas. Las cepas se eligen en febrero y se empieza a vacunar en octubre, periodo en el cual la gripe sigue circulando y evolucionando», explica Sanz. La escasez de casos de gripe la temporada pasada hizo que hubiera «muchísimas menos muestras para evaluar por dónde iba el virus y por tanto ya sabíamos que este año la vacuna no sería tan buena como otros años».

El porcentaje de población total que se ha vacunado este año es del 23%, según los datos de la farmacéutica Sanofi procedentes de su estudio Gripómetro. El dato es algo menor que el 27,1% del año anterior. Los mejores datos los registran los sanitarios (70%) y mayores de 65 años, con un 62%. La Rioja, País Vasco, Galicia, Andalucía, Navarra y Asturias son las que han registrado mejores ratios entre los mayores, todas con más del 70% de cobertura en este colectivo de edad.

La discordancia entre el virus circulante y el administrado con la vacuna no significa que los vacunados no tengan protección. «Es posible que los vacunados que se infecten tengan un poco menos de protección que otros años, pero eso no significa que la vacuna no tenga efecto. Es lo mismo que ha pasado con el Covid, hemos vacunado de la cepa de Wuhan pero la gente sigue estando protegida», afirma Sanz.

El virus que está circulando de forma mayoritaria esta temporada es la gripe A(H3N2), un virus que como también confirma el último informe del ISCIII «que ha demostrado ser antigénicamente diferente al grupo al que pertenece el virus que se ha utilizado para elaborar la vacuna de la temporada 2021-22».

Esta dificultad que tradicionalmente ha habido para ajustar la vacuna de la gripe a la cepa circulante está en visos de solucionarse, en base a las investigaciones y ensayos que mantienen ya distintas empresas como Moderna, Pfizer o Sanofi. «El horizonte a dos o tres años es que podamos disponer de vacunas de ARN de gripe o combinadas para gripe y Covid, lo que mejoraría mucho la perspectiva porque se podría seleccionar el virus en septiembre en lugar de febrero».

Para las próximas semanas de aumento de gripe, Sanz recomienda «protegerse y responsabilidad individual, seguramente ahora no es el mejor momento para quitar mascarillas en interior hasta que no haya pasado la epidemia de gripe o que se acabe la temporada de circulación de los virus respiratorios».

Te puede interesar

Comentar ()