Salud

Peleas con sanitarios y protestas: China se harta de las restricciones por el covid

La expansión de ómicron ha obligado a las autoridades chinas a anunciar nuevos confinamientos masivos, pero parte de la población está dispuesta a saltarse las restricciones

Un hombre se pelea con unos sanitarios en China por las restricciones del coronavirus

Un hombre se pelea con unos sanitarios en China por las restricciones del coronavirus

La estrategia de China para contener la expansión de ómicron está hartando a la población de algunas de las principales ciudades hasta tal punto que las protestas en las calles empiezan a ser algo habitual. Pese al estricto control del régimen chino, las redes sociales se han llenado en las últimas horas de vídeos y fotos del descontento social.

En uno de los vídeos más compartidos se ve a un grupo de sanitarios vestidos con equipos de protección individual reduciendo a un hombre en la calle, mientras que en otro aparece una anciana dando con un bastón a otro sanitario que le intenta tomar una muestra para un test. También hay imágenes de protestas masivas en centros comerciales y de tumultos en algunos supermercados de Shanghai por el miedo al desabastecimiento.

Con más de 25 millones de habitantes, Shanghai empezó el lunes un confinamiento total que durará varios días. Se realizará en dos fases -primero una parte de la ciudad y después otra- y únicamente podrán salir de sus domicilios los trabajadores esenciales. Y mientras la población se harta de tantas restricciones, las autoridades emplean cada vez más mano dura. Según algunos medios estadounidenses, se emplean a fondo para evitar ser despedidos o castigados después de que 19 personas fueran castigadas «por fallar en las políticas contra la pandemia» en la provincia de Hunan, en el sur del país, según explicó el lunes la cadena pública CCTV.

China, en una explosión de contagios por ómicron

Desde que el coronavirus se detectara por primera vez en la ciudad de Wuhan en diciembre de 2019, China ha sido de los países más estrictos a la hora de implantar medidas para frenar los contagios. La estrategia covid cero, que persigue acorralar al virus y cortar la transmisión, funcionó a las mil maravillas. Las fronteras llevan prácticamente cerradas desde entonces, todos los contagiados son hospitalizados y miles de contactos estrechos son trasladados a campos de cuarentena.

Sin embargo, la aparición de la variante ómicron ha trastocado los planes de China. Con gran parte de su población, el 86%, ha recibido ya todas las pautas de la vacuna, muchos de los que se contagian actualmente son asintomáticos, por lo que cada vez es más complicado rastrear al virus. El pasado fin de semana en Shanghai se detectaron 2.631 positivos asintomáticos y apenas 47 de personas con síntomas.

En total, según datos oficiales, China ha registrado 145.000 casos y 4.638 muertes desde el inicio de la pandemia.

Te puede interesar

Comentar ()