Salud

El difícil rastreo y la falta de información lastran el control de la viruela del mono

España es el país con más casos de esta enfermedad infecciosa de la que no se habían reportado casos en España hasta la fecha. En la última semana se han registrado 600 casos en toda España.

Una técnico de laboratorio trabaja con pruebas PCR en el Laboratorio de Microbiología del Hospital público Gregorio Marañón

Una técnico de laboratorio trabaja con pruebas PCR en el Laboratorio de Microbiología del Hospital público Gregorio Marañón EP

Más de 18.000 casos de viruela del mono en 78 países han convertido a esta enfermedad infecciosa en «emergencia internacional preocupante» para la Organización Mundial de la Salud (OMS). El último dato de España, el país que acumula más casos, son 3.738 casos reportados este martes.

España no fue el primer país europeo en reportar casos (fue Reino Unido) pero sí ha sido en el que más se ha extendido la enfermedad. Las razones son múltiples y para el investigador en virus Salvador Macip parten de «la dificultad de detectar los casos a tiempo, antes de que contagien a más personas». «Como afecta a un grupo de población joven también cuesta mas controlarlo, porque tienen menos sensación de peligro. También influye que salimos de una fase intensa de una pandemia y hay pocas ganas de ver hacer ningún tipo de control. Finalmente, parece que es un virus bastante contagioso, lo que no ayuda», explica el investigador.

Tras los primeros casos en mayo, la incidencia del virus se disparó a partir del mes de julio y cuando en perídodos de una semana se registraron más de 1.000 casos nuevos.

Para el especialista en enfermedades infecciosas Fernando de la Calle, el problema radicó en la primera fase, en la que no se realizó suficiente esfuerzo de contención. El ascenso de los casos hace, reconoce, «que el rastreo eficaz sea misión imposible».

En la misma línea se manifiesta el virólogo Juan Carlos Galán, quecree que se juntan varios factores. «Con las aplicaciones móviles no se hace fácil de gestionar a nivel personal y a nivel poblacional el seguimiento de contactos», afirma en relación a las plataformas de citas. Así mismo, considera que «la población tiene muchas ganas de relacionarse y la viruela del mono parte de que los individuos infectados tienen una evolución y un pronóstico muy bueno».

Casos de viruela del mono por comunidades autónomas

A esa dificultad de rastreo se unen las características de los contagios, que hacen que en algunos casos. «Pasa en otras enfermedades de transmisión sexual y aunque la viruela del mono no lo es exactamente, las vías de transmisión se parecen mucho. Se combina promiscuidad, hábitos estigmatizantes, probablemente tiene también un componente elevado de prostitución (masculina, y seguramente también femenina)», explica el doctor en Salud Pública Salvador Peiró.

De la Calle, microbiólogo de la Unidad de Patología Importada y Salud Internacional del Hospital Carlos III de Madrid, cree que lo necesario en este punto de la evolución en España «lo que se puede hacer ya es dar buena información, que la gente sepa los cuidados que hay que tener y que se dé información sobre la vacunación, que se hagan campañas desde los estamentos sanitarios y que se conozca bien quién debe vacunarse. Incluso los médicos que hemos estado en las unidades que hemos tratado desde los primeros casos desconocemos exactamente cuáles son los criterios de vacunación. Es necesario un programa estructurado, igual se está vacunando quien menos lo necesita».

El especialista afirma que de lo que más les preocupa de la enfermedad es que «la gente piensa que son tres granos pero hay ingresos. En nuestro hospital puede haber sido un 3%, pero hay quien se queda dos o tres semanas ingresado. Eso genera muchas bajas, es gente joven que en muchos casos no tiene antecedentes». Esos ingresos se producen para el control del dolor, por inflamación a nivel de recto, pero también porque esa inflamación compromete la vía aérea u otras complicaciones sistémicas como úlceras corneales.

Según la última información de la OMS con los casos de todo el mundo (el 70% en Europa), el 10% necesitó ingreso hospitalario y solo un 0,1% en cuidados intensivos.

Te puede interesar

Comentar ()