Salud

Síntomas, prevención y tratamiento de la rabia, que deja siete casos en 2022

Perro de la raza American Stanford.

Perro de la raza American Stanford. PIXABAY

La península ibérica, Canarias y Baleares están libres de rabia terrestre desde 1978, sin embargo España aún tiene un pequeño territorio donde se comunican casos esporádicos en perros, gatos y caballos. Tan solo este año, Melilla ha comunicado siete casos de rabia animal, el último el pasado mes de junio. Desde noviembre de 2021, hace 10 meses, la Organización Mundial de Sanidad Animal tiene registrados nueve casos en Melilla.

La rabia celebra este 28 de septiembre su día mundial y la Organización Mundial de la Salud destaca que aún mueren cada año 35.000 personas en todo el mundo tras ser atacadas por animales con rabia. En el 99% de los casos por mordedura de perro y la mayoría en zonas de África y Asia. Afecta aún a unos 150 países.

Un virus del tipo Lyssavirus es el responsable de la rabia, una enfermedad zoonótica ya que puede pasar de animales a humanos.

Como destaca el Instituto de Salud Carlos III del Ministerio de Sanidad, la importancia de la rabia es grande en salud pública, pues si no es tratada con urgencia es muy grave. «La transmisión al hombre se produce principalmente por mordeduras de un animal infectado, siendo los perros, gatos y murciélagos los principales animales implicados», explica en su página web.

Esta enfermedad es muy variable y puede llegar a tener un periodo de incubación de tres a ocho semanas. El mismo dependerá tanto de la localización de las heridas, la cantidad del virus, la cepa o la protección de la ropa.

El período durante el cual un perro enfermo de rabia puede contagiar la enfermedad va desde que empieza a eliminar virus por la saliva hasta que muere – la mortalidad es muy alta -, un plazo que no suele superar los 10 días, como explica en un comunicado la escuela de formación veterinaria Nubika.

¿Cómo detectar la rabia en perros?

Los perros son los principales responsables de la transmisión de la rabia a las personas y también quienes más la sufren. Especialmente aquellos que no están vacunados o tienen contacto con animales silvestres.

En función de la fase en la que esté el animal, así puede detectarse:

  • Incubación: desde la mordedura hasta la aparición de los primeros signos, el perro es en esta etapa asintomático y puede durar desde una a ocho semanas.
  • Prodrómica: en esta fase el perro comienza a manifestar los primeros signos, mostrándose más nervioso, asustado, ansioso, cansado e incluso retraído. Este período puede durar de 2 a 10 días.
  • Agresividad: esta es la fase que caracteriza a la enfermedad. El perro está excesivamente irritable, llegando incluso a morder a sus tutores. Es una etapa de riesgo elevado de transmisión de la enfermedad.
  • Parálisis: es la etapa final de la enfermedad. El perro se muestra paralizado, puede presentar espasmos e incluso entrar en coma, hasta que se produce la muerte.
  • En general, los signos que el perro puede mostrar durante la enfermedad incluyen fiebre, agresividad, irritabilidad, apatía, vómitos, parálisis progresiva de los músculos involucrados en la deglución por lo que se aprecia: salivación excesiva, hidrofobia (aversión al agua) o dificultad para tragar, parálisis facial, convulsiones o parálisis general.

¿Están vacunados los perros de rabia en España?

Aunque en España hay muy pocos casos autóctonos, prácticamente reducidos a Melilla y un caso importado en Toledo en 2013 por comercio ilegal, la Real Sociedad Canina de España (RSCE) ha reclamado la vacunación obligatoria y el control veterinario para erradicar esta enfermedad en todo el país.

Actualmente, la vacunación contra la rabia es obligatoria en la mayoría de las comunidades autónomas, pero no es así en Galicia, País Vasco y Cataluña. En Asturias, el anuncio de vacunación a todos los perros se ha producido recientemente.

La RSCE ha incidido en que la rabia es una enfermedad fácilmente prevenible y la vacunación de los perros es muy efectiva. Por ello ven la vacunación una vía esencial para conseguir erradicar la enfermedad y cumplir con la eliminación de la rabia para 2030 en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Te puede interesar

Comentar ()