Las múltiples incógnitas sobre los cambios fiscales que incluirán los Presupuestos para 2017 se siguen despejando, aunque con cuentagotas. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ya dejó claro esta semana que no está en los planes del Gobierno cuadrar el déficit público del próximo año con subidas del IVA y del IRPF. En el punto de mira está el Impuesto de Sociedades, más concretamente una reducción de las reducciones existentes para acercar el tipo nominal y el que efectivamente pagan las empresas.

La sesión de control al Gobierno en el Senado ha sido el escenario elegido por el ministro de Hacienda para avanzar que el Gobierno «no habrá subida de impuestos para los autónomos y las pymes», al menos promovido por el Gobierno. El hecho de que, fruto de las negociaciones parlamentarias el resultado ese no sea el resultado, es otro cantar.

La recaudación por IVA de las pymes se incrementó un 7,5% entre los meses de enero y agosto

Según ha explicado Montoro, el Ejecutivo quiere cuidar a unos y otros para seguir promoviendo la creación de empleo en ambos ámbitos. En cifras, el Ministerio de Hacienda está satisfecho con los resultados: la recaudación por IVA de las pymes se incrementó un 7,5% entre los meses de enero y agosto, mientras que los pagos fraccionados en el IRPF de los autónomos crecieron un 13,6%, porcentaje que se eleva al 20% en octubre en el caso del Impuesto de Sociedades que pagan las pymes.

En cuanto al resto de posibles novedades, Montoro no se ha referido a una posible subida de impuestos sobre el tabaco, el alcohol o los hidrocarburos. Tampoco a la creación de una nueva figura impositiva que pueda gravar las bebidas azucaradas, como se viene especulando en las últimas semanas. Al contrario, el responsable de Hacienda ha asegurado que «hay que continuar reduciendo impuestos».