Germán Cardona, conocido como el Madof español, ha reconocido esta mañana que sus inversiones usaban el método piramidal en el juicio que se sigue contra él en la Audiencia Nacional y en el que se enfrenta a 21 años de cárcel. El empresario ha explicado que su negocio consistía en que «un cliente trajera a otro cliente». También ha reconocido que ha negociado con las víctimas de su estafa para que retiren las acusaciones contra él en este proceso, como adelantó El Independiente. 

Cardona ha contado al tribunal que no terminó la carrera de Veterinaria y que en el 2007 creó la empresa de inversión en Forex que operó en Panamá con un capital inicial de unos 10.000 o 15.000 euros. «Era una empresa que no necesitaba una cantidad importante para arrancar».

430 millones de 186.000 personas

El negocio fue viento en popa y en el 2008 manejó 430 millones de dólares de 186.000 personas. También este año creó un fondo de reserva en oro en Estados Unidos y otro inmobiliario en Colombia. Y ha asegurado que podía ofrecer una rentabilidad del 20% porque él ganaba un 10%.

Todo este negocio se vino abajo, según su versión, cuando la Comisión Nacional del  Mercado de Valores (CNMV)  les instó a marcharse de una casa de inversores con la que trabajaba. La misma salida les ofreció el  HBSC por lo que Cardona trasladó las cuentas a otros países como Suiza. Además, en Estados Unidos se bloquearon sus cuentas porque, según su relato, fue engañado por un socio Daniel Rojo que se quedó con su dinero, 4.500 millones de dólares.

Las negociaciones con los perjudicados

A pesar de ello, Cardona se ha puesto en contacto con las víctimas de su estafa para intentar que se retiren como perjudicados de este proceso. El Madof español ha reconocido que solo ha facilitado los certificados de inversión a las personas que se lo han reclamado si han renunciado a la vía penal. «Mientras tengamos un pleito yo no te hago la certificación», ha agregado.

Estas negociaciones, según su versión, buscan que los perjudicados recuperen su dinero que esá bloqueado en Estados Unidos que tiene en su poder los 294 lingotes de oro que le fueron incautados y que han sido tasados en 140 millones de dólares a los que hay que sumar los 40 millones de dólares que le fueron intervenidos a Daniel Rojo. Por ello, a las víctimas que firmaban su renuncia a ser parte en este juicio les aconsejaba que acudieran a la vía civil en Estados Unidos que aún no ha comenzado a pagar a las víctimas de esta estafa.

El tribunal ha rechazado todas las cuestiones previas planteadas en este juicio. Cardona estafó 350 millones de euros a 180.000 personas en 110 países, según el fiscal. En el juicio se sientan también otras tres personas.