El Gobierno británico ya ha trazado las primeras líneas de su plan para abandonar la Unión Europea. Y el mercado de divisas lo ha recibido con un rotundo voto de confianza.

La libra ha registrado este martes su mayor avance frente al dólar desde 2008, al apreciarse cerca de un 3%. La moneda británica también ha mostrado su renovada fortaleza en su cruce frente al euro, al elevarse un 1,9%, hasta los 1,15 euros.

De este modo, el mercado expresaba su confianza en que las negociaciones entre Londres y Bruselas para llevar a cabo el proceso de desconexión serán menos enconadas de lo que se temía hasta ahora.

La intención de May de someter a votación parlamentaria el acuerdo del Brexit favorece a la libra

Aunque la primera ministra británica, Theresa May, confirmó que el Reino Unido abandonará el mercado único europeo y dejó clara su preferencia por una ruptura no pactada antes que asumir condiciones contrarias a los intereses británicos, también se mostró partidaria de negociar un acuerdo comercial «lo más amplio posible» con la Unión Europea.

Entre las cuestiones mejor recibidas por los inversores del mercado de divisas estuvo la promesa de May de someter a votación parlamentaria cualquier acuerdo. La posibilidad de que los diputados menos favorables al Brexit consigan influir en el acuerdo final juega a favor del sentimiento hacia la libra.

«El hecho de que la primera ministra británica Theresa May someterá un acuerdo final sobre el Brexit a votación en ambas cámaras parlamentarias es positivo para la libra», confirmó Athanasios Vamvakidis, estratega de Bank of America Merrill Lynch, en declaraciones a Bloomberg.

Incertidumbres

Pero el optimismo que evidencia la libra contrasta con los recelos de buena parte de los analistas. En opinión de los expertos de Lloyds, «parece difícil justificar en términos de nueva información» el repunte registrado por la moneda británica, ya que el discurso de la primera ministra británica apenas ofreció sorpresas. Para los analistas de la entidad, el buen hacer de la libra se deriva de las fuertes caídas acumuladas en las últimas jornadas, las cuales resultan, en su opinión, exageradas. La libra acumula aún una pérdida superior al 16% desde el inicio de 2016, en un hundimiento que le ha llevado a registrar mínimos de tres décadas.

«Habiendo expuesto los objetivos de negociación británicos y a pesar de haber entrelazado en su discurso tanto apelaciones a la racionalidad económica como amenazas veladas, la forma en que progresen las negociaciones y qué acuerdo se logra no será solamente un obsequio para Reino Unido», advierten en Lloyds, haciendo referencia a las posibilidades de que Bruselas se oponga a las pretensiones británicas o que el acuerdo que alcance el Gobierno encalle en la votación parlamentaria.

Los expertos creen que el discurso de May eleva el riesgo a una ruptura severa con la Unión Europea

De hecho, en opinión del banco germano Berenberg, «el discurso combativo de May aumenta en cierto modo el riesgo de un Brexit más duro que el que asumimos en nuestro escenario base». Una ruptura brusca con Europa sería, en opinión de esta firma, el peor escenario para Reino Unido, con negativas implicaciones para su economía.

La misma lectura hacen los analistas de Nordea quienes ven «demasiado optimista en esta coyuntura» la previsión de que el país seguirá teniendo acceso al mercado único europeo. «Las perspectivas para la economía del Reino Unido siguen nubladas y llevará mucho tiempo antes de que el camino hacia delante se vuelva más seguro», apuntan.

El repunte de la inflación, favorecido por la debilidad de la libra, y el fuerte déficit de la balanza por cuenta corriente son algunas de las debilidades que ensombrecen las perspectivas de la economía británica y que llevan a algunos expertos a augurar que la moneda británica se mantendrá a la baja en el medio plazo e, incluso, son varios los pronósticos que sitúan su cruce con el euro en torno a la paridad, lo que supondría una caída adicional de en torno al 13%.

La bolsa británica sufre su mayor caída desde los días posteriores al referéndum sobre el Brexit

De momento, quien sí ha sufrido la repentina revalorización de la libra ha sido la propia bolsa británica. El índice Ftse 100 registró este jueves un recorte del 1,46%, en lo que supone su mayor caída desde los días posteriores al referéndum en el que salió vencedora la opción del Brexit.

La debilidad de la moneda británica ha sido uno de los principales alicientes que ha permitido a la bolsa de Reino Unido esquivar las incertidumbres del Brexit. Las mejores perspectivas para las compañías con negocios en el exterior y el mayor atractivo para la inversión en Reino Unido con otras divisas han impulsado al índice Ftse 100, que acumula una revalorización del 17,6% desde el pasado 27 de junio, lo que le ha llevado a registrar máximos históricos.