La Agencia Tributaria (AEAT) presentará mañana las directrices generales del Plan Anual del Control Tributario para 2017, que establece las prioridades de trabajo del fisco para todo el año, y no le van a gustar a algunos grandes patrimonios ni a algunas multinacionales. Hacienda cargará las tintas, aún más después los últimos hachazos fiscales a las grandes empresas, en la persecución del fraude en estos ámbitos.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha avanzado algunas pinceladas de este plan durante su comparecencia en la Comisión de Hacienda del Congreso de los Diputados. Según ha dicho, la AEAT “insistirá” este año en el seguimiento de las grandes fortunas y en la economía sumergida, sobre todo en lo que tiene que ver con el fraude del IVA.

Fuentes de la AEAT han confirmado a El Independiente que las principales novedades del plan se centrarán en la persecución de estas dos vías de fraude. Pero también habrá nuevas actuaciones para perseguir la elusión de tributos por parte de las multinacionales y de la economía digital.

Respecto a los grandes patrimonios, el director general de la AEAT, Santiago Menéndez, destacaba a finales del pasado año que están aflorando bases imponibles procedentes de estos contribuyentes “como no se ha conocido nunca”.

Son los frutos de nuevos cortafuegos como el modelo 720 de declaración de bienes y derechos en el exterior implementado en 2013. Así, la cuota íntegra del IRPF de estos declarantes se incrementó en más de un 23% entre 2010 y 2015.

No obstante, de acuerdo con las estadísticas del Banco de España, estas iniciativas no han evitado que los jóvenes y las rentas bajas se hayan convertido en los grandes damnificados de la crisis, como le han echado en cara los portavoces de Podemos e IU durante su turno de intervención.

Pero además, Montoro tiene muy en mente a las multinacionales. Según ha indicado en su comparecencia, “no se puede aceptar” que los grandes grupos sean “los que menos tributan”. Por ello, ha vuelto a justificar el “sentido” de las últimas medidas encaminadas a limitar las deducciones a las que tienen derecho las grandes empresa y que han hecho que, con un tipo nominal del 25% en el Impuesto de Sociedades, muchas de ellas tributen realmente por debajo del 10%.

«A las grandes empresas les viene bien pagar más»

Tal es el empeño de Montoro, que ha llegado a decir que medidas como la limitación de la deducción por gastos financieros desde 2015 está llevando a las empresas a un rápido desapalancamiento, e incluso que «a las grandes empresas les viene bien pagar más, porque si no eso de la cohesión social no se sostiene».

Así pues, el interés de la AEAT por las multinacionales tampoco es nuevo. En 2017 ya es obligatoria para estas empresas la presentación del pago de impuestos país por país, para saber su grado real de cumplimiento tributario.

Mayor control del IVA

Gran preocupación causa también en Hacienda el control del fraude en el IVA. Este será otro de los puntos fuertes del Plan de Control para este año. Para ello, el Gobierno ya aprobó antes del cierre de 2016 la puesta en marcha del Suministro Inmediato de Información (SII), que permitirá a la AEAT informarse sin dilación de transacciones afectadas por este impuesto.

El Gobierno espera que esta nueva herramienta permita recaudar 700 millones de euros adicionales entre este año y el que viene, desde su aplicación efectiva el 1 de julio de este año.

Por último, el plan de control pondrá el acento también en la “pujante” economía digital, en palabras de Montoro. En este nicho se encuadran, por ejemplo, las plataformas de economía colaborativa como Airbnb.