El Estado ha hecho sus cuentas y, aunque la situación del mercado es incontrolable, tiene en mente una cifra por la que estaría dispuesto a ir deshaciendo posiciones en Bankia, donde actualmente controla una participación del 66%. Según ha podido saber El Independiente, el Gobierno aspira a recuperar en torno a 12.000 millones con la privatización de Bankia.

Este importe incluiría la integración de BMN en el grupo que preside José Ignacio Goirigolzarri. Y es que, aunque está previsto que se abra un proceso de venta ordenado en el que el mejor postor se haga con la entidad formada por las antiguas Caja Murcia, Caja Granada y Sa Nostra, el sentir en las instituciones públicas y del regulador es que, finalmente, BMN acabará en manos de Bankia.

Los planes del Gobierno requieren que las acciones de Bankia suban, al menos, un 60%

A día de hoy, los planes del Gobierno parecen alejados de las valoraciones que otorga el mercado. Tras cerrar este lunes a un precio de 0,97 euros por acción, la valoración bursátil de Bankia asciende a 11.252 millones de euros. Esto significa que el 66% de la entidad del que es propietario el Estado estaría valorado en unos 7.426 millones.

Para acercarse a las pretensiones del Ejecutivo, sería necesario que las acciones de Bankia experimentaran una remontada superior al 60% hasta, al menos, los 1,58 euros, lo que situaría su capitalización en el entorno de los 18.200 millones de euros. La cotización de Bankia no alcanza esos niveles desde el primer trimestre de 2014.

Precisamente, por entonces fue cuando el Frob ejecutó la primera y, hasta la fecha, única venta de acciones de la entidad. El 28 de febrero de 2014, colocó un 7,5% del capital de Bankia. Aunque la cotización del banco era de 1,58 euros, la venta se cerró con un descuento del 4,4%, a 1,51 euros por título, por lo que el Gobierno ingresó 1.304 millones.

En 2014 el Estado hizo su primera desinversión: vendió el 7,5% de Bankia por 1.304 millones

Tras un periodo convulso sobre el parqué, los títulos de Bankia han experimentado en los últimos meses una notable escalada. Desde el pasado 24 de junio, acumulan una revalorización superior al 72%. Son varias las firmas que han puesto en valor su fuerte posición de capital, su elevada situación de provisiones y su capacidad para aprovechar un escenario de progresivo repunte de los tipos nominales en España.

Sin embargo, son pocos los que piensan que esta escalada tenga aún un recorrido considerable. Sólo un 32% de las firmas de inversión que cubren Bankia aconseja la compra de sus títulos, el porcentaje más bajo desde el verano de 2015. Entre las firmas más optimistas con el potencial del valor se encuentran Santander, que le otorga un precio objetivo de 1,15 euros, Sabadell (1,12 euros) y Deutsche Bank (1,10), muy lejos todos de los niveles requeridos para que las arcas públicas puedan ingresar los pretendidos 12.000 millones.

No obstante, el Gobierno cuenta también con la baza de Banco Mare Nostrum, cuya venta o integración con Bankia podría ejecutarse en los próximos meses. El Ejecutivo controla también alrededor de un 65% de esta entidad, una participación que firmas como Alantra han valorado en los últimos meses en un máximo de 650 millones de euros.

Bankia y BMN, una operación con «sentido industrial»

Los expertos coinciden en que la integración de BMN y Bankia sería favorable desde el punto de vista de diversificación de negocio y regional y podría traducirse desde un primer momento en una mejora de beneficios que podría multiplicar su valor.

El lunes, Goirigolzarri reiteró, como en otras ocasiones, que «una operación con BMN tiene sentido industrial, pero queda por ver si también tiene sentido financiero». El directivo no quiso pronunciarse al respecto de una posible fusión, porque «no estamos en este capítulo y, si llegamos, hablaremos».

La integración de Bankia y BMN daría lugar a un grupo con activos por valor de 245.000 millones, más de 2.500 oficinas y 17.000 empleados.

Goirigolzarri se pronunció el lunes, en el marco de la presentación de resultados, sobre la privatización de la entidad. «Tener una buena posición de solvencia es clave, también de cara a la privatización, que es una decisión que no depende de nosotros, sino del accionista. En la medida en que el proceso [de privatización] continúe será una buena noticia para todos. Y esperamos que a lo largo de este año el accionista encuentre alguna ventana para proseguir la privatización», señaló el ejecutivo.

Bankia recibió 10.620 en ayudas públicas y BFA, algo más de 10.000 millones

Hasta la fecha, Bankia ha devuelto un total de 1.627 millones de euros de los 10.620 que recibió del Estado en mayo de 2013. Además de los 1.304 millones procedentes de la citada desinversión, reintegró a las arcas públicas otros 128 millones, a través del pago de dividendo con cargo a los beneficios de Bankia en 2014, y otros 195 millones, con cargo a las cuentas de 2015. Está pendiente de aprobarse otro pago de 209 millones adicionales por el abono de dividendo vinculado al resultado de 2016.

Más allá del dinero recibido directamente por Bankia, el Estado inyectó casi 12.000 millones en BFA, la matriz de Bankia (7.339 millones, en diciembre de 2012, y otros 4.465 millones, en 2010). El grupo fue rescatado con 22.429 millones de dinero público.