Francisco González, presidente de BBVA, ha asegurado que, en cuanto el Tribunal Supremo se pronuncie al respecto de la sentencia que emitió a finales de diciembre el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), en la que exige la devolución con carácter retroactivo de lo pagado de más por los clientes por el efecto de las cláusulas suelo, el banco abonará de modo «exprés e inmediato» a sus clientes todo el dinero que corresponda.

El primer ejecutivo ha señalado que el Supremo ha comunicado esta mañana que publicará su interpretación el 15 de febrero, por lo que a partir de esta fecha dará una respuesta inmediata a sus clientes afectados. «Los procedimientos ya están preparados para hacer la devolución», apunta. «Vamos a actuar con diligencia, dentro de la ley y defendiendo los intereses de nuestros clientes y accionistas», indica. La entidad ha explicado que se pueden hacer las reclamaciones a través de la web, por escrito y en la propias oficinas.

Los directivos en España cobrarán un bonus menor por el impacto de las cláusulas suelo

Añade que «el banco no tiene ningún conflicto en ninguna parte del mundo y el problema de las cláusulas suelo responde a que se han cambiado las reglas del juego a mitad de partido». En cualquier caso, asegura que las devoluciones se van a hacer «respetando los derechos de los accionistas (un millón), evitando toda la conflictividad y haciendo las cosas bien para los clientes».

En este sentido, el presidente de BBVA, que recordó que tiene 72 años y dejará el cargo a los 75, alabó la intención del Gobierno de redactar una nueva Ley hipotecaria. «Ojalá esta Ley se hubiese hecho hace 10 años; ahora no tendríamos los problemas actuales. Cuanto antes salgan normas de transparencia, mejor para todos, incluidos los consumidores».

González augura hipotecas más caras y alaba una nueva Ley hipotecaria que fije criterios de transparencia

En su opinión, «cuanto más se endurece un sistema [hipotecario], más costoso es». Por tanto, «es natural pensar que el costo de la hipoteca irá cambiando en el tiempo. Ahora el stock de hipotecas tiene un precio en España del 1,31%, la mitad que en Francia y casi una tercera parte que en Alemania».

González, en el marco de la presentación de resultados de 2016 –gana un 31%, hasta 3.475 millones-, ha reconocido que el impacto máximo por cláusulas suelo es de 1.200 millones de euros, aunque las provisiones para esta contingencia ascienden a 577 millones. Pese a la brecha entre las dos cifras, el presidente se muestra confiado en que no sea necesario realizar más dotaciones. «Hemos contratado a un experto independiente y ha analizado caso por caso», ha subrayado.

La caída de resultado en España, que se ha visto golpeado por el impacto de las cláusulas suelo, afectará al bonus de los ejecutivos, reconoce González.

El resultado atribuido de 2016 fue de 912 millones de euros, un 16% inferior al del año anterior. Se vio impactado por la dotación relacionada con las cláusulas suelo. Si se excluye dicho impacto (404 millones de euros netos de impuestos), el beneficio atribuido habría crecido un 21,2% en términos interanuales.

El margen de intereses disminuyó un 2,9% en 2016, en parte por la menor actividad en hipotecas y el impacto de los tipos bajos en España.

El resultado de BBVA en España –combinación de la actividad bancaria y la inmobiliaria- en 2016 fue de 316 millones de euros, un 46,3% menos. Si se excluyera el impacto de la provisión por cláusulas suelo, el beneficio atribuido habría crecido un 22,2%.