El caso Bankia sigue generando quebraderos de cabeza al Banco de España. El supervisor financiero ha salido este miércoles al paso de las informaciones que apuntan que estaría promoviendo una campaña de recogida de firmas en favor de los exempleados del banco que han sido llamados a declarar como investigados por la Audiencia Nacional por su responsabilidad en el caso Bankia.

Este miércoles, distintos medios señalaban que la dirección del banco central nacional habría puesto en marcha un proceso de recogida de firmas entre los miembros del organismo. Según estas informaciones, los responsables de Supervisión pidieron el martes a sus subordinados que firmaran una suerte de manifiesto en favor de los ex directivos afectados.

Sin embargo, el Banco de España publicó este miércoles un comunicado para «desmentir del modo más rotundo la veracidad de las noticias aparecidas hoy en algunos medios de comunicación según las cuales la “dirección” o “cúpula” del Banco de España habría promovido una recogida de firmas expresando apoyo y solidaridad con los empleados del Banco que han renunciado a sus cargos y que van a ser llamados a declarar como investigados en la causa abierta en la Audiencia Nacional por la salida de Bankia a Bolsa en 2011».

No obstante, la institución sí reconoce la existencia de una «iniciativa» de este tipo promovida por «algunos miembros de la Dirección General de Supervisión», que, en su opinión, «merece comprensión». Pero en ella, «no han participado de ningún modo ni los Órganos Rectores del Banco ni la Alta Administración», señala el comunicado.

Para señalar su postura oficial, el Banco de España remite al comunicado emitido el martes. En él, el supervisor financiero, liderado por Luis María Linde, manifestó públicamente ayer su respaldo a la actuación de su cúpula en un comunicado oficial, en el que defendía que las actuaciones de los miembros buscaban la «estabilidad financiera y el interés común».

Tras conocerse la decisión de la Audiencia Nacional de imputar a varios altos cargos de la institución, entre los que figuran Miguel Ángel Fernández Ordóñez, Fernando Restoy y Javier Aríztegui, la Comisión Ejecutiva del Banco de España manifestó “su plena confianza en todos los responsables del Banco de España a los que afecta el citado acuerdo de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional y confía plenamente en que las actuaciones a llevar a cabo por la Audiencia permitirán aclarar cuantas dudas existan sobre la actuación del Banco de España en el proceso de constitución y recapitalización de BFA-Bankia, considerando que se ajustó, en todo momento, al cumplimiento de la normativa, a la defensa de la estabilidad financiera y al interés general”.

De momento, los tres altos cargos de la institución que seguían en activo en el Banco de España han presentado su dimisión. Son Mariano Herrera García-Canturri es el director general de Supervisión; Pedro Comín ocupa el cargo de director general adjunto de Supervisión; y Pedro González es el responsable de uno de los equipos actuales de inspección del centro.