El fallo de seguridad de Yahoo! que provocó la filtración de los datos personales de más de 1.500 millones de cuentas le va a costar a la compañía, al menos, 250 millones de dólares, casi 240 millones de euros. Esa es la cantidad que Verizon ha restado de su oferta para hacerse con el otrora rey de internet, después de poner sobre la mesa el pasado mes de julio 4.830 millones de dólares, unos 4.400 millones de euros de entonces.

Según ha informado Bloomberg, Verizon ya ha informado de que su oferta quedará, de esta manera, en 4.580 millones de dólares, alrededor de 4.300 millones de euros al cambio actual. Por su parte, Reuters recoge que la reducción en la operación podría alcanzar incluso los 350 millones de dólares.

El gigante de las telecomunicaciones ya venía avisando de que el trato estaba lejos de materializarse. En noviembre le llegó un escrito a la SEC, el regulador bursátil estadounidense, en el que Yahoo informaba de que «no hay seguridad» de que la operación se completara.

Tras la doble filtración de datos personales, que totalizaron esos 1.500 millones de cuentas afectadas, Verizon montó un equipo legal para determinar el daño que eso podía hacer al valor de Yahoo. Uno de los principales objetivos de la teleco, una vez valorados los riesgos, fue negociar una vía para que Yahoo asumiera los posibles daños de filtraciones que ocurran en el futuro.

La empresa dirigida por Marissa Mayer tendrá, además, que afrontar las consecuencias legales de esa brecha en sus sistemas de seguridad. Hasta 23 usuarios han emprendido acciones legales contra la firma después de que sus números de teléfono, direcciones de email, contraseñas o incluso su fecha de nacimiento fueran hackeados.

 Consecuencias bursátiles

La noticia impulsaba la cotización de Yahoo más de un 1,5%, por encima de los 45,5 dólares. Alcanza así sus niveles más elevados desde abril de 2015, tras remontar alrededor de un 20% en los últimos dos meses.

Su valor bursátil supera de este modo los 43.500 millones de dólares, unas cifras muy alejadas de los más de 125.000 millones que llegó a valer en 1999, en pleno apogeo de la burbuja puntocom

Para los analistas de Cantor Fitzgeral, la adquisición de Yahoo tendría un efecto positivo para Verizon, que se convertiría en el tercer mayor actor en el mercado de la publicidad online, un área de negocio que sigue mostrando tendencias de crecimiento «excepcionalmente fuertes». Además, prevén que Yahoo encajará bien con el negocio de AOL, adquirido por Verizon en 2015.

Los títulos de Verizon, en cambio, sufrían un recorte en el entorno del 0,6%. La compañía, que anunció el pasado 24 de enero una caída de sus beneficios en 2016 superior al 26%, acumula varias semanas de marcha errática en los parqués. Desde el inicio del presente ejercicio sus títulos han retrocedido más de un 10%, arrastrando su capitalización por debajo de los 200.000 millones de dólares.

División en dos

Yahoo protagonizó, a comienzos de enero, uno de los momentos más convulsos de su historia. La compañía anunciaba que se dividía en dos partes como consecuencia del acuerdo con Verizon, que se quedaba con la división de servicios de internet, que incluye los blogs, el email o el buscador. Es la Yahoo de los usuarios, la parte que se forjó un nombre como primer dominador de internet.

La segunda parte, la que todavía mantendrá la firma original, es la tenedora de acciones. Es verdaderamente la que da valor a la compañía, que tiene participaciones en grandes empresas por valor de más de 41.300 millones de euros.

Esta parte es propietaria del 15% de Alibaba, el gigante del comercio electrónico que está valorado en más de 236.000 millones de dólares, casi 223.000 millones de euros, por lo que la participación de Yahoo roza los 34.000 millones de euros.

De la misma manera, tiene en su poder un 35,5% de las acciones de Yahoo Japón, una firma separada, en la que comparte ese porcentaje con la nipona Softbank gracias a una joint venture. Gracias a que la división japonesa capitaliza 22.200 millones de dólares, casi 21.000 millones de euros, la participación de Yahoo supera los 7.800 millones de euros.

Esta segunda parte de la empresa, la más valiosa, cambiará de nombre y pasará a tomar la nomenclatura de Altaba, una mezcla de juntar Alibaba con el término anglosajón Alternate, que significa alternativo o sustituto.