Los fallos de seguridad ya le han costado muy caro a Yahoo, pero puede que muy pronto los daños derivados de aquellas brechas en su sistema sean aún mayores. El tribunal del Distrito Norte de California ha admitido a trámite una demanda contra la compañía, ahora propiedad de Verizon, por no proteger debidamente los datos personales de más de 1.500 millones de cuentas de sus usuarios.

Entre 2013 y 2016 Yahoo sufrió tres fallos en su seguridad, y tardó más de tres años en admitir la masiva filtración de datos. El primero de ellos, que afectó a más de 1.000 cuentas, tuvo lugar en el año 2013 y la compañía ha asegurado que no sabe quien puede estar detrás del ataque. Los usuarios vieron como sus datos personales, entre los que estaban el email, la dirección o el número de teléfono, quedaban en manos desconocidas tras el ciberataque.

La juez de la corte de San José, Lucy Koh, ha argumentado, a lo largo de 93 páginas, que los afectados por esas filtraciones tienen derecho a personarse contra la compañía en los tribunales, pese a que Yahoo afirmó que no existía base legal para hacerlo.

La compañía se ha defendido rápidamente explicando que la “seguridad completa no existe” y que las filtraciones se debieron a la “persistencia criminal” de los responsables. En ningún momento hacen referencia a los tres años que pasaron desde que se produjeron los primeros fallos hasta que lo comunicaron debidamente, ni tampoco a la falta de soluciones ante un problema que ha sido una constante en los últimos tiempos.

La Justicia estadounidense ya acusó a cuatro personas de los ataques de 2014

La Justicia estadounidense ya acusó a cuatro personas de los ataques de 2014, que afectaron a otros 500 millones de cuentas más. Fueron dos agentes de los servicios de seguridad de Rusia y dos piratas informáticos, aunque no se ha confirmado la identidad del resto de responsable de los ataques, que se repitieron en 2016.

Yahoo tendrá que pelear en hasta cinco frentes judiciales. Además del que ya se ha admitido a trámite, hay otros cuatro casos que estarán a la espera de que se posicionen los magistrados, dos de ellos también en el norte del estado de California, otro en el Distrito Sur del mismo estado y uno más en el Distrito Sur de Illinois, en el este del país.

Estos problemas con sus sistema informático provocaron que Verizon, uno de los gigantes de las telecomunicaciones en EEUU, se planteara retirar su oferta para comprar el negocio de internet de Yahoo. Finalmente sí que formalizaron la oferta, pero la redujeron en casi 350 millones de dólares, casi 300 millones de euros, desde el entorno de los 4.760 millones de dólares, casi 4.000 millones de euros, hasta cerca de 4.480 millones de dólares, más de 3.760 millones de euros.