El ex gobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordoñez negó este jueves ante el juez Fernando Andreu que recibiera los correos redactados por el inspector José Antonio Casaus en los que advertía de la inviabilidad de Bankia por lo que desaconsejaba su salida a bolsa. Además, explicó que la intervención de esta entidad obedeció a otras causas de las expuestas por Casaus en sus escritos mientras que el inspector defendió su tesis en una comparecencia en la que no faltaron las lágrimas ni los tacos.

Fernández Ordoñez y Javier Ariztegui no se salieron del guión previsto y defendieron la labor de Banco de España que ambos dirigieron cuando Bankia salió a bolsa. El ex gobernador se mostró “orgulloso” de su trabajo en esta operación y defendió a sus subordinados que también han declarado como investigados en este procedimiento y que dimitieron de sus cargos por esta investigación.

Diagnóstico erróneo

El ex gobernador aseguró que no recibió los correos redactados por Casaus porque “no tenía que recibirlos”. En cualquier caso, manifestó que el diagnóstico del inspector sobre el futuro de Bankia era “erróneo”, ya que no acertó en los motivos por los que el Gobierno tuvo que acabar interviniendo la entidad al inyectarla 22.400 mil millones de euros.

Fernández Ordoñez atribuyó la crisis de Bankia a la crisis económica, la de la deuda soberana y la burbuja inmobiliaria. También reconoció que la regulación era escasa en aquella época para hacer frente “a una crisis financiera de este tamaño”. Y señaló que el rescate “fue una causa natural”.

“Mi padre era ingeniero”, explicó, y sé que”se pueden hacer pruebas de resistencia de un puente, pero eso no evita que venga un terremoto y lo destruya”, agregó.

Niega presiones políticas

Asimismo, el ex gobernador defendió la reunión que mantuvo con el ex presidente de Bancaja José Luis Olivas en su despacho junto a Rodrigo Rato, ex presidente de Bankia, para instarle a que se fusionara con el resto de las cajas para crear esta entidad. Fernández Ordoñez subrayó que el órgano supervisor era consciente de los problemas de solvencia de Bancaja  y “que no los podría soportar sola”. Por ello, le aconsejó que se uniera al nuevo banco.

De este modo, Fernández Ordoñez negó haber “impulsado” la salida a bolsa de Bankia como le acusó la sala penal de la Audiencia Nacional por motivaciones políticas. “El supervisor no puede gestionar a favor de un supervisado”, apostilló. Y negó también que el Gobierno pudiera haberlo hecho al afirmar que “ninguna otra persona lo hizo”.

La peculiar declaración de Casaus

Por su parte, su segundo en el Banco de España, Javier Ariztegui confirmó la versión de su superior al afirmar que no recibió los correos de Casaus. La declaración del inspector fue la más atípica de todas, ya que tuvo que ser interrumpida por el juez porque en un momento de la misma el inspector, que declaraba como testigo, rompió a llorar.

Casaus explicó que solo había redactado cuatro correos porque en esas fechas había nacido su quinto hijo y estaba de baja por paternidad. Y tras el breve receso que acordó el juez para que Casaus se recuperara tras su llanto este pidió disculpas y explicó que se había emocionado porque fue un periodo de mucho estrés. El juez se limitó a preguntarle si estaba bien y prosiguió su declaración en la que no faltaron las expresiones coloquiales e incluso algunos tacos.

Además, el inspector lució en la chaqueta de su traje una pegatina en la que defendía el derecho a vivir, pero los abogados no la vieron porque estaban sentados a su espalda y porque Casaus se quitó esta prenda nada más comenzar su declaración. El testigo explicó luego a los periodistas que portaba esta pegatina porque”lo que importa es que en España haya 100.000 muertes por aborto”.

Este inspector en insistió en que fue un error que Bankia saliera a bolsa porque “era una máquina de perder dinero”. También definió a Bankia como “un banco malo”, pero matizó que BFA era un “banco muy malo”. Por ello, reiteró que la mejor opción para esta entidad era que fuera comprada por un banco extranjero.

La cita judicial

Con estas declaraciones termina la ronda de interrogatorios ordenada por la sala penal al juez Fernando Andreu para analizar el papel jugado por el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en la crisis de Bankia.

Fernández Ordoñez llegó con una hora de adelanto a su cita con el juez prevista para las 10 de la mañana. Por ello, se llevó una novela de Javier Cercas para entretenerse durante la espera. Tanto a la llegada como a la salida no hizo declaraciones y fue increpado cuando abandonó la Audiencia Nacional con gritos de sinvergüenza y ladrón.