Ryanair quiere propinar dos zarpazos a Iberia de manera casi simultánea en Madrid y en Barcelona. El gigante del bajo coste anunció la pasada semana por sorpresa una alianza con Air Europa para alimentar de pasajeros en Barajas sus vuelos a Latinoamérica y Estados Unidos, el gran negocio de la antigua compañía de bandera española.

Ahora Ryanair negocia con Norwegian replicar el acuerdo en El Prat. Ambas compañías buscan coordinar operativas para compartir viajeros e impulsar las nuevas rutas que el pujante grupo escandinavo se dispone a lanzar desde Barcelona hacia varios destinos estadounidenses y latinoamericanos. Unas negociaciones ya muy avanzadas y que se producen justo cuando Iberia se dispone a operar también desde Barcelona los vuelos de Level, la nueva marca creada por IAG para operar conexiones intercontinentales de bajo coste.

Iberia se puede encontrar con una pinza liderada por Ryanair que golpee a la vez el corazón de su negocio (los vuelos Latinoamérica desde Madrid) y la gran apuesta por los vuelos de nueva generación de su matriz IAG (las rutas de largo radio desde Barcelona con precios agresivos de Level). Dos zarpazos simultáneos y con un mismo rival en ambos.

Alianza en Barcelona

Ryanair y Norwegian llevan meses negociando. Desde Norwegian, con prudencia, se reconoce que las conversaciones van por el buen camino, pero que  “de momento no hay nada concretado ni firmado”. Fuentes del sector conocedoras del estado de las negociaciones apuntan, en cambio, que el acuerdo podría ser inminente y empezaría a ejecutarse este mismo año.

Norwegian busca socios que alimenten sus vuelos de largo recorrido no sólo en Barcelona, sino en los otros destinos desde los que vuela a Estados Unidos y Asia (Londres, Copenhague, Oslo y Estocolmo). Negocia con Ryanair, con la británica easyJet, “y con otros”, matizan fuentes del grupo, “también con otros”.

El consejero delegado de Ryanair, Michael O'Leary, y el de Globalia, Javier Hidalgo.

El consejero delegado de Ryanair, Michael O’Leary, y el de Globalia, Javier Hidalgo. Europa Press

Iberia ganó la partida a sus socios del grupo IAG, y el holding encargó a la compañía española la misión de explotar a partir de mañana mismo el nuevo gran negocio del grupo. La plantilla de Iberia operará vuelos de bajo coste y de largo recorrido desde Barcelona con la marca Level. Una nueva enseña que era la respuesta de IAG al anuncio de Norwegian y otras compañías de lanzar desde la Ciudad Condal vuelos de largo radio.

Level parte con ventaja frente a sus rivales. Y es que cuenta para alimentar sus vuelos con Vueling, también filial de IAG y que es la mayor aerolínea de El Prat (con casi 16 millones de pasajeros del total de 44 millones que pasaron el año pasado por el aeropuerto barcelonés). De ahí que Norwegian busque aliados para concentrar una masa de viajeros suficiente (Ryanair es la segunda mayor compañía en Barcelona, con casi 6,8 millones de pasajeros en 2016).

El asalto a Barajas

Tras meses de negociaciones en secreto, Ryanair y Air Europa anunciaron la semana pasada una alianza de calado que puede revolucionar el panorama actual de Barajas. Air Europa ya ha empezado a vender billetes de sus rutas a Latinoamérica en la web de Ryanair, un portal por el que pasan los más de 100 millones de pasajeros anuales del gigante irlandés.

En una segunda fase, antes de que acabe el año, ambas compañías estrecharán su alianza y los pasajeros de Ryanair podrán conectar directamente desde Madrid con los vuelos intercontinentales de la compañía del grupo Globalia. Coordinar horarios de los vuelos, integrar los sistemas de comercialización por completo, aunar operativas para que los pasajeros vuelen en aviones de las dos compañías en viajes operados como si se tratara de una mera escala.

La inesperada alianza tiene por objetivo declarado asaltar el liderazgo que Iberia tiene en el aeropuerto de Madrid. La antigua compañía de bandera concentró el año pasado 21 millones de los algo más de 50 millones de pasajeros del aeropuerto capitalino, en torno a un 42% del total sumando los viajeros de Iberia, Iberia Express y de Air Nostrum (que opera como franquiciada del grupo).

Air Europa y Ryanair controlan conjuntamente algo menos del 30% del tráfico en Madrid. La cuota de Air Europa se quedó en el 15% de total de viajeros en Barajas, con 7,5 millones de viajeros el año pasado. Los planes pasan por rebasar a Iberia “en tres o cuatro años”. Un problema para Iberia, para la que los vuelos a Latinoamérica son el principal negocio y que tiene toda su operativa diseñada para alimentar esas conexiones, las más rentables.