Iberia ha ganado la partida a sus socios del grupo IAG. El holding ha decidido finalmente encargar a la compañía española la misión de explotar a partir del próximo 1 de junio el nuevo gran negocio del grupo: la plantilla de Iberia operará vuelos de bajo coste y de largo recorrido desde Barcelona. Lo hará con la nueva marca LEVEL, y los destinos a los que volará la nueva enseña desde este verano son Los Ángeles, San Francisco, Buenos Aires y Punta Cana.

Iberia se impone así a las otras opciones que manejaba su matriz para la nueva aventura low cost, entre las que se encontraba ceder los nuevos vuelos a Aer Lingus o a British Airways. La opción elegida por IAG es, al menos de momento, crear sólo una nueva marca, pero no una nueva filial. No obstante, los planes de la compañía pasan por que en el futuro LEVEL acabe constituyéndose en aerolínea independiente dentro del holding.

El consejero delegado de IAG, Willie Walsh, ha anunciado hoy formalmente en una rueda de prensa en la Ciudad Condal que Iberia ha ganado la puja y que serán «inicialmente» sus pilotos y tripulantes de cabina los encargados de operar las nuevas rutas «LEVEL es una marca que más adelante se convertirá en aerolínea. Iberia es solo el operador», ha dicho Walsh.

Barcelona, sólo el comienzo

La nueva marca iniciará sus operaciones en Barcelona, pero el objetivo del grupo es extender el nuevo concepto a otras ciudades europeas. «Esto es sólo el comienzo. Estamos realmente encantados de las opertunidades de expansión y planeamos extender las operaciones de LEVEL a otros destinos europeos», ha apuntado el consejero delegado. «Barcelona es la casa de Vueling [también integrada en IAG] y esto permitirá a los clientes conectar desde la extensa red europea de Vueling con los vuelos de largo radio de LEVEL»

«LEVEL es una fantástica nueva marca de aerolínea de IAG que brindará un estilo moderno a los viajes a precios aún más atractivos que los disponibles actualmente», ha subrayado Walsh. Y es que la nueva marca ha puesto hoy mismo a la venta los billetes (apenas dos meses y medio antes del inicio de los vuelos) con tarifas desde los 99 euros por trayecto.

Iberia gana la puja recortando costes

IAG anunció el pasado diciembre su intención de lanzar estos vuelos de nueva generación, con los que busca dar respuesta a la ofensiva de varios grupos internacionales –singularmente Norwegian- de operar vuelos intercontinentales a bajo precio desde Barcelona a partir de este verano. De hecho, Norwegian ha aprovechado para anunciar hoy mismo que ya están a la venta los vuelos entre Barcelona y Estados Unidos para el próximo invierno, a un año vista (la comercialización de los billetes para este verano ya se inició el pasado septiembre)

Iberia consiguió pactar a contrarreloj con los sindicatos de pilotos y de tripulantes de cabina (azafatos) una modificación parcial de los convenios colectivos para rebajar los costes de operar en Barcelona lo suficiente para pelear con garantías con el nuevo negocio que preparaba su matriz. Según Iberia, ese pacto era la única vía para presentar a IAG una oferta atractiva y quedarse con los vuelos de bajo coste.

Iberia y los sindicatos pactaron condiciones laborales específicas para el personal de Barcelona destinado a las nuevas conexiones intercontinentales. El objetivo era aumentar la productividad y elevar la flexibilidad organizativa para conseguir reducir los costes y garantizar la rentabilidad de la nueva operativa. Y la manera de hacerlo es, en concreto, trabajar más horas en vuelo y reducir los días de descanso entre un servicio y otro.