El Gobierno quiere tomar medidas legales contra los ataques que miembros de grupos de extremistas han lanzado en los últimos días contra empresas e intereses turísticos en Barcelona y Mallorca. El Ministerio de Energía, Turismo y Agencia Digital ha pedido a la Abogacía General del Estado que denuncie los ataques y que se persone en las diligencias que ya están abiertas por los asaltos.

«El Gobierno ha tomado esta decisión tras estos últimos días, en los que se han producido destrozos y actos violentos contra autobuses turísticos, bicicletas de alquiler y diversos intereses turísticos», explica el Ministerio en un comunicado. «La resolución se enmarca dentro del firme propósito de actuar con contundencia y perseguir este tipo de actos vandálicos hasta sus últimas consecuencias».

Los ataques contra intereses turísticos se han sucedido en los últimos días en Barcelona y en Mallorca, protagonizados por grupos vinculados al independentismo (Arran y Endavant), en protesta por la saturación de los destinos por el aluvión de llegadas de viajeros y por los problemas que éste genera. La ola de turismofobia que ha prendido en parte de la ciudadanía ha derivado en que los grupos de extremistas hayan pasado la raya del incivismo.

El Gobierno lanza ahora a la Abogacía del Estado contra estas acciones, después de que en los últimos días hubiera salido al paso sólo condenándolas y criticándolas. “Es un disparate  tratar a patadas al turista que viene España”, ha dicho en varias ocasiones el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en los últimos días. Desde el Ejecutivo ha venido tachando a los atacantes de “radicales de izquierda” y de “extremistas radicales”.