ACS sigue haciendo cuentas sobre la posibilidad de lanzarse a por Abertis. La noticia no ha causado ningún entusiasmo entre los inversores -las acciones de la compañía han caído más de un 7% desde que reconoció su interés-, pero el grupo que preside Florentino Pérez está aún analizando fórmulas que hagan posible hacerse con el control de la firma española de concesiones.

Dentro de las cábalas que se plantean para llevar a cabo la operación, Hochtief, la filial alemana de ACS, cuenta con un papel principal. Los expertos consideran que la constructora germana, de la que la empresa de Florentino Pérez controla un 71,7%, es el instrumento ideal a través del que podría ejecutarse la oferta, probablemente con el apoyo de alguno de los principales fondos de inversión en infraestructuras, como KKR o CVC.

En medio de estos análisis, Hochtief ha anunciado este jueves que ha llegado a un acuerdo para la refinanciación de un crédito sindicado de 1.700 millones de euros que vencía en 2019, de forma que ha extendido su plazo de amortización a cinco años, prorrogables a otros dos más.

Esta operación refuerza la posición financiera del grupo germano, precisamente uno de los factores que justifican su idoneidad para llevar a cabo la oferta por Abertis.

Hochtief refinancia un crédito sindicado de 1.700 millones extendiendo su plazo a cinco años

Por el momento, Hochtief ha indicado en un comunicado que la refinanciación que acaba de cerrar con un «sindicato de bancos internacionales» constituye una «operación clave para la estrategia financiera de la compañía a largo plazo». La compañía que dirige el consejero delegado del grupo, Marcelino Fernández Verdes, asegura haber recibido una sobredemanda de financiación por parte de los bancos para abordar esta reestructuración de pasivo.

Hochtief atribuye este interés a la actual coyuntura de los mercados, pero también a la calificación crediticia de grado de inversión que la firma recibió el pasado mes de mayo y a los resultados registrados en la primera mitad del año.

La compañía alemana disparó un 34,8% su beneficio neto en la primera mitad del año, cuando gano 189,1 millones, tras elevar un 17,6% sus ingresos, que sumaron 11.017 millones, lo que contribuyó de forma decisiva a reforzar las cuentas de ACS. La constructora germana cuenta con una posición neta de caja de 600 millones y una cartera de obras por valor de 42.600 millones.

La reestructuración de deuda de la empresa alemana se enmarca en la estrategia de optimización y reducción de pasivo del grupo ACS, que actualmente presenta mínimos históricos de endeudamiento. El grupo que preside Florentino Pérez anunció recientemente que, al cierre del primer semestre de 2017, su endeudamiento neto se había reducido hasta los 1.654 millones de euros, un 55,8% menos que doce meses antes.

Operación con sentido pero exigente

La posibilidad de que ACS se lance a por Abertis es vista por los analistas como una opción que tendría bastante sentido estratégico, ya que el grupo de concesiones cuenta con un negocio «de bajo riesgo con larga duración, alta visibilidad de ganancias y flujos de caja libre altos y recurrentes», según defienden en Alantra.

No obstante, la compra supondría un importante esfuerzo financiero para la constructora española, que tendría que superar la oferta que ha lanzado el grupo italiano Atlantia, que valora a Abertis en 16.341 millones de euros, y asumir una deuda próxima a los 15.000 millones de euros. Por eso, la compañía está trabajando en fórmulas para lanzar una oferta compartida junto a otros fondos.

Mientras tanto, los rumores y movimientos en torno a posibles contraopas siguen animando la cotización de Abertis, que se mueve en zona de máximos históricos, en los 16,89 euros, un 2,3% por encima del precio ofrecido por Atlantia (16,5 euros por acción), lo que implica una valoración en bolsa superior a los 16.700 millones de euros.

Abertis cotiza a día de hoy un 2,3% por encima de lo que ofrece Atlantia por su compra

La conjunción de ACS y Abertis crearía un grupo global en infraestructuras con un valor de mercado próximo a los 26.800 millones de euros, según sus capitalizaciones actuales, lo que le convertiría en la sexta mayor cotizada del mercado español.

Los plazos para la resolución de la compraventa de Abertis siguen a expensas de que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) dé el visto bueno a la OPA lanzada por Atlantia, algo que no se espera que ocurra antes de septiembre. A partir de ese momento, el supervisor fijará un plazo de aceptación de la oferta y los interesados en lanzar una contraopa deberán hacerlo hasta cinco días antes de que concluya este periodo.