ACS busca aliados en su intento por hacerse con el control de Abertis. La constructora española, que ha confirmado en la mañana de este viernes que está estudiando lanzar una contraoferta por la concesionaria, está en conversaciones con varios fondos de pensiones y de infraestructuras y empresas de capital riesgo para ejecutar la operación, según han confirmado a Reuters fuentes familiarizadas con la operación.

«Las negociaciones con fondos de Australia y Canadá, incluidos fondos soberanos, están en marcha, pero aún no se ha llegado a un acuerdo», dijo una de las fuentes. Según éstas, la operación que no se lanzaría de forma inminente, contemplaría un papel de protagonista para Abertis y la participación como accionistas de uno o varios fondos.

La oferta de ACS llega en pocos meses después de que el grupo italiano Atlantia lanzara a mediados de junio una oferta de 16,50 euros por cada acción de Abertis con el objetivo de formar el líder mundial de autopistas de peaje. La oferta de Atlantia supone valorar a la española Abertis en 16.340 millones de euros, a lo que habría que sumar la deuda de la concesionaria española por 15.000 millones de euros.

Key Capital Partners, Lazard y JP Morgan son los asesores externos de ACS en la posible contraopa, dijo la fuente.

Varapalo en bolsa

El anuncio de los planes de ACS de estudiar la compra de Abertis no ha sido bien recibido en la bolsa, al temer los inversores que el importante esfuerzo financiero acarree una fuerte dilución para los accionistas actuales o un incremento de la deuda de ACS.

Las acciones de ACS recibieron este viernes un varapalo en bolsa del 6,3%, su mayor castigo en un año, lo que ha supuesto la pérdida de más de 600 millones de euros de capitalización. Su filial germana Hochtief también sufrió un descenso próximo al 5,5%.

«Mientras el valor de empresa (capitalización más deuda) de Abertis asciende a 31.300 millones de euros, el de ACS es de 12.000 millones de euros», dijeron los analistas de Sabadell Bolsa en su nota matutina, haciendo hincapié en la diferencia de tamaño que existe entre Abertis y ACS. De este modo, la opción de financiar la operación con acciones implicaría una dilución para los accionistas actuales de en torno al 60%.

Por esta razón, los expertos sugieren que en todo caso ACS podría lanzar una operación de adquisición de este tipo liderando un grupo de inversores. Así, por ejemplo en Alantra consideran que el grupo que preside Florentino Pérez no debería lanzarse a por más de un 25% de Abertis.

ACS fue uno de los socios fundadores de Abertis en 2002 y hasta que vendió su participación del 26% en 2012 a OHL se mantuvo como accionista de referencia en el capital del operador de autopistas.

El diario Expansión dijo el viernes que la constructora presidida por Florentino Pérez lleva trabajando en su posible vuelta al negocio de autopistas desde hace semanas y que podría emplear a su filial alemana Hochtief para lanzar la contraopa. Una de las dos fuentes que reveló a Reuters que ACS buscaba unirse a fondos extranjeros dijo el viernes que era demasiado pronto para decir si Hochtief sería parte del acuerdo.

Para analistas en Madrid, la operación tendría sentido estratégico para ACS, dado el perfil de bajo riesgo de Abertis y la visibilidad de sus ingresos. «Abertis es un activo de bajo riesgo, que complementaría la base de activos de ACS, dada su larga duración, alta visibilidad de sus ingresos y altos y recurrentes flujos de caja libre, y que a través de las desinversiones ACS puede maximizar el valor de los activos de Abertis y reducir el riesgo inherente a la operación, mientras que Abertis podría ser una plataforma a largo plazo para el crecimiento de ACS en autopistas», indican en Alantra.

Los analistas de la firma observan, asimismo, que la absorción de Abertis podría generar a ACS un retorno de la inversión entre el 7 y el 8%, que contrastaría con un coste de financiación de alrededor del 2,5%.

Para Abertis, la entrada de ACS en la puja ha supuesto un nuevo impulso, al mostrar que hay más compañías interesadas en este grupo después de que el miércoles Aena dijera que había evaluado presentar una oferta por Abertis, aunque su accionista mayoritario -el gobierno español- lo rechazó finalmente.

La firma concesionaria registró este viernes un repunte en bolsa del 0,91% y alcanzó una valoración sobre el parqué próxima a los 16.600 millones de euros, unos 150 millones de euros por encima de lo que Atlantia está dispuesta a pagar por su compra.

El viernes, tras la presentación de los planes de ACS, el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo dijo que el Ejecutivo seguía con interés los acontecimientos en torno a Abertis, recordando que el Estado es accionista de su división de satélites Hispasat, una participación de carácter estratégico.