Ryanair no pierde una oportunidad para anunciar grandes proyectos. Unos fructifican, otros no, pero siempre anuncia sus intenciones. El gigante del bajo coste ahora pone el foco en la quebrada Air Berlin, sobre la que dice que le gustaría presentar una oferta de compra, pero que para eso necesitaría conocer mejor el estado de las cuentas de la aerolínea.

«Estaríamos encantados de hacer una oferta para la totalidad de Air Berlin, pero no sabemos cuánto costará su reestructuración, la cantidad de dinero que pierde y por qué está perdiendo tanto dinero en un mercado en el que nosotros ganamos dinero», ha dicho Michael O’Leary, consejero delegado de Ryanair, en una entrevista con Reuters. El jefe de la aerolínea irlandesa dice que primero hay que conocer los contratos de arrendamiento con que opera Air Berlin, los acuerdos con aeropuertos o las condiciones laborales de la empresa para poder saber el coste final de una eventual reestructuración de la aerolínea.

Air Berlin presentó la pasada semana una declaración de insolvencia. Para evitar que la compañía tuviera que dejar los aviones en tierra, el Gobierno alemán concedió un crédito de urgencia de 150 millones de euros y el gigante aéreo alemán Lufthansa negocia con su rival local la compra de parte de sus activos (singularmente la mayoría de su flota de aviones) y la posible contratación de parte de su plantilla.

Augura que sólo aguantará un puñado de grandes grupos: «Ryanair, Lufthansa, IAG, Air France-KLM y, posiblemente, easyJet»

El Gobierno alemán ve con buenos ojos que Lufthansa negocio la adquisición de parte del negocio de Air Berlin, pero descarta dar el visto bueno a una posible fusión de ambas compañías por los problemas de competencia en el mercado germano que generaría la operación.

Ryanair, en cualquier caso, ha presentado sendas quejas formales ante la Comisión Europea y ante las autoridades de competencia alemanas por considerar que el crédito concedido por Air Berlin por el Gobierno de Angela Merkel puede tratar de ayudas de estado ilegales y ve una “conspiración” a favor de Lufthansa para que tome el control de los principales activos de la compañía en problemas.

Ryanair y la consolidación del sector

Ryanair muestra ahora su interés por tomar el control de Air Berlin. Hace apenas unas semanas hizo lo mismo anticipando una posible oferta de compra por la italiana Alitalia, también en problemas financieros. Pero el interés por el grupo italiano –sobre el que presentó una oferta no vinculante- tenía varias condiciones previas para el Gobierno italiano que lo hace prácticamente inviable: tomar una participación mayoritaria, que el Estado italiano no interfiera en la reestructuración…

Ryanair absorbió en 2015 la compañía Buzz Airlines, hasta entonces controlada por KLM. Ha sido la única compra cerrada por la aerolínea low cost, que también intentó con insistencia y sin éxito tomar el control de la también irlandesa Aer Lingus, que finalmente acabó intengrada en IAG (el holding que agrupa a Iberia, Vueling y British Airways).

«Claramente vamos a jugar un papel en la consolidación de la industria aérea europea», ha subrayado O’Leary. El consejero delegado de la compañía de bajo coste augura que en cinco años el mercado aéreo se repartirá entre sólo cuatro o cinco grupos: «Ryanair, Lufthansa, Air France-KLM, IAG y, posiblemente, easyJet».