El sector aéreo se une para denunciar los problemas operativos que está generado la nueva regulación de la Unión Europea sobre controles de seguridad para entrar y salir del espacio Schengen. Patronales de aerolíneas y de aeropuertos europeos se quejan del “caos” que padecen en los controles de seguridad y denuncian que los retrasos de vuelos se han disparado hasta casi duplicarse (un 97% más) entre abril y junio.

Las quejas se recogen en una carta abierta al Consejo de Ministros de la Unión Europea que han suscrito la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IAT), el lobby de los gigantes aéreos europeos A4E (que agrupa a Ryanair, Lufthansa, IAG, Air France-KLM e easyJet), la división europeo del Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI) y la Asociación Europea de Aerolíneas Regionales (ERAA), entre otras organizaciones.

“Hacen falta más recursos urgentemente para reducir los retrasos”, sentencian. Las estimaciones de las compañías aéreas y de los propios aeropuertos apuntan a que las nuevas exigencias supone que el proceso de control de seguridad se ha alargado en 20 segundos por cada uno de los pasajeros, lo que implica “que conlleva una hora realizar el proceso de seguridad de los pasajeros de un vuelo normal”.

Según las asociaciones, en casos extremos, los nuevos controles han provocado que algunos días hasta un 5% de los pasajeros de un aeropuerto acaben perdiendo el vuelo, aunque en la misiva no se ofrecen detalles de dónde y en qué momento se han producido estos casos extraordinarios.

La situación, para las compañías, se ha tornado “totalmente inaceptable” y ha provocado que la implementación del nuevo reglamento de seguridad sea “caótica”, por lo que exigen que se “desplieguen más agentes y que se instalen más mecanismos automáticos para el embarque”.

“Apoyamos controles fronterizos adicionales si los Gobiernos consideran que mejoran la seguridad de los ciudadanos europeos, pero habíamos advertido de que esto requeriría más recursos para prevenir retrasos y los Gobiernos no han hecho caso a estas advertencias”, explica Rafael Schvartzman, vicepresidente regional para Europa de la IATA.

Asimismo, las asociaciones reclaman a los Estados miembros de la UE que recogen Información de Pasajero por Anticipado (API), entre ellos España, que hagan uso de la verificación anticipada de los datos para acelerar los controles y que también utilicen las provisiones previstas en el reglamento que se introdujeron específicamente para “permitir controles más eficientes”.

Los gigantes de la aviación exigen a la UE medidas para minimiza los inconvenientes provocados a los ciudadanos y que se garantice la correcta conectividad en los grandes centro de concesión de vuelos (‘hub’). Aerolíneas y aeropuertos calculan unos 319 millones de pasajeros al año se verán afectados las medidas de la UE. Esto es, casi la mitad de todos los usuarios que viajan entre aeropuertos europeos.