El consejo de administración de Sabadell estudia esta tarde su cambio de sede para huir de las consecuencias del desafío independentistas en Cataluña. El gigante CaixaBank abre la puerta a hacer lo mismo y salir de la región. La biotecnológica Oryzon y el grupo de telecomunicaciones Eurona han trasladado su sede de Barcelona a Madrid…

Sin embargo, el presidente de la patronal catalana Fomento del Trabajo, Joaquim Gay de Montellà, estas deslocalizaciones no son necesarias y “no servirán para nada”. “Todo volverá a su cauce en pocos días”, ha augurado.

“Cualquier deslocalización o desplazamiento de sede no es buena noticia», ha explicado Gay de Montellà. «Deseamos que sean medidas provisionales o puramente un plan B, pero que no se lleven a término. Estamos convencidos de que será así. Creemos que no responde a una seria valorización de lo que es una empresa. Lo entiendo para las tecnológicas que les es igual dónde están pero no tiene sentido en el ámbito industrial ni en el financiero», ha subrayado.

Sobre el caso concreto de Sabadell, el presidente de Fomento ha asegurado que respeta sus decisiones y que se trata de «una gran entidad, solvente y bien gestionada, que tomará la mejor decisión en defensa de sus intereses y para fortalecer el sistema bancario». Tras señalar que no le gustan los cambios de sede de entidades financieras catalanas, ha animado a los particulares a no abrir cuentas fuera «porque dentro de seis meses se preguntará por qué lo ha hecho y no ganará nada».

Pese a relativizar el impacto en la economía catalana de los desplazamientos de sedes, el representante de la principal patronal catalana ha apuntado que tiene constancia de que algunas compañías han abierto segundas delegaciones fuera de Cataluña o se han llevado fuera parte de la actividad ante la eventualidad de una declaración unilateral de independencia.