La inseguridad jurídica en Cataluña ha provocado que Banco Sabadell aprobase ayer el cambio de su sede social a Alicante, ubicada en Barcelona desde hace más de un siglo. Se trata de una decisión histórica que pone de manifiesto la inquietud que el órdago secesionista ha generado entre buena parte de los clientes del grupo que preside Josep Oliu.

El miércoles salieron, sólo de la zona oeste de Barcelona, que incluye los distritos pudientes de Sarriá y Pedralbes, más de 20 millones de euros de las oficinas de Sabadell con destino, principalmente, a sucursales del banco en Aragón y en Alicante, según han confirmado a El Independiente fuentes conocedoras de los movimientos. La entidad asegura que “no se han dado movimientos significativos”.

Un banco especializado en grandes fortunas señala que el 10% del dinero que tenía en Cataluña ha ido a Madrid

“Si bien el dinero se mantiene dentro del balance de la entidad, el hecho de que los clientes soliciten sacarlo de Cataluña es un elocuente indicador de la elevada preocupación de la población al respecto de lo que pueda acabar pasando”, explican fuentes financieras.

El mismo patrón se ha repetido en CaixaBank, que analiza hoy si traslada su sede a Baleares, y en otros bancos que, con presencia en Barcelona, tienen sus sedes fuera de la región.

Aunque no hay cifras oficiales y la postura oficial del primer grupo catalán es, en línea con el discurso del Sabadell, que “los movimientos son puntuales y poco signfiicativos”, varias fuentes próximas a los comerciales de la entidad reconocen estar cerrando cuentas en Cataluña para traspasar el saldo a sucursales en Madrid u otras comunidades que no presenten riesgo político.

CaixaBank ofrece a sus clientes abrir cuentas en sucursales del banco en cualquier provincia de España

De hecho, los propios empleados de CaixaBank, con el ánimo de tranquilizar a los clientes y evitar fugas de ahorro, ofrecen abrir cuentas en cualquier región de España. “Estamos abriendo cuentas en otras sucursales. Desde aquí te abrimos una cuenta donde quieras. No queremos que haya pánico, para que no pase lo que con el Popular”, explica un trabajador de CaixaBank a un usuario.

Un banco especializado en la gestión de grandes patrimonios, con fuerte presencia en Cataluña, reconoce que el 10% del patrimonio que tenía domiciliado en la ciudad condal se ha movido a la capital, por petición expresa de los clientes.

La tensión también ha llegado a gigantes suizos como Credit Suisse. Algunos de sus clientes están solicitando mover las cuentas de la oficina de Avenida Diagonal, en Barcelona, a la sucursal de la madrileña calle Ayala.

Del mismo  modo, en los últimos días, ante la escalada de tensión política, algunas entidades están domiciliando Sicav catalanas en Madrid. Se trata de un goteo continuo de movimientos que, aunque aún no es alarmante, está siendo interpretado como un aviso implacable para los bancos con presencia en Cataluña.

Reembolsos de gestoras catalanas

En medio del desafío independentista, septiembre ha sido un mal mes para las gestoras de fondos catalanas. CaixaBank Asset Management, la mayor gestora de fondos del España con 44.704 millones de euros patrimonio y más de dos millones de partícipes, fue la entidad que más dinero perdió en septiembre. La gestora del grupo catalán registró reembolsos netos por valor de 261 millones, según datos adelantados por Inverco. La firma asegura que el dinero no ha salido del grupo, sino que ha ido a parar a otros productos que comercializa, como pensiones y seguras.

Junto a ésta, EDM, Caja de Ingenieros, Degroof Petercam, Gesiuris, Catalana Occidente y Gestefin han sufrido fugas netas de patrimonio en el último mes.

La incertidumbre por la amenaza a una declaración unilateral de independencia también propició que esta semana la plataforma de inversión iBroker comunicara a sus clientes su decisión de retirar “temporalmente” de Banco Sabadell el dinero de sus clientes y traspasarlo a otras entidades.

Y, dado que ser catalán se ha convertido en un estigma para algunas entidades,  la firma de inversión SelfBank, hasta 2015 filial de CaixaBank, se dirigió el jueves a sus clientes recordando su desvinculación con éste.