Entonces el Gobierno lo anunció como una reforma de urgencia, pero diez meses después sigue sin ponerse en marcha. El pasado enero, en pleno revuelo social porque los precios de la electricidad estaban disparados, el ministro de Energía, Álvaro Nadal, anunció cambios legislativos para contener la subida.

La principal reforma diseñada por el Gobierno buscaba frenar la subida de los precios eléctricos de manera indirecta. En lugar de reformar el mercado mayorista eléctrico o el sistema de fijación de precios eléctricos, el Ministerio de Energía impulsó reformas en el funcionamiento del mercado de gas natural para bajar sus precios y con ello –dado que el gas se utiliza para generar electricidad cuando hay picos de demanda- lograr rebajar de manera indirecta los precios de la luz o al menos frenar sus subidas.

El Ejecutivo pretende obligar a los dos grandes operadores gasistas, Gas Natural Fenosa y Endesa, a que inyecten un volumen mínimo de gas en el mercado mayorista de gas (Mibgas) y, al tiempo, establecer una horquilla de precios a la que deben comercializarlo. Pero esa medida que se anunció en enero en pleno subidón de la luz para tranquilizar los ánimos -y que incluso ya estaba prevista en la normativa con anterioridad pero sin desarrollar- sigue sin aprobarse.

La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) ha aprovechado un informe sobre el funcionamiento del Mibgas para reclamar al Ministerio de Energía que apruebe ya la obligación de Gas Natural Fenosa y Endesa de actuar como creadores de mercado y les fuerce participar en el mercado mayorista de gas.

A la espera del Ministerio

La CNMC era la encargada de elaborar una metodología para determinar el volumen mínimo de gas que Gas Natural y Endesa tendrán que aportar el mercado y el margen de precios al que tendrán que comercializarlo. El supervisor aprobó su propuesta de metodología el pasado marzo y la hizo pública en abril, pero el Ministerio de Energía aún no la ha trasladado a una orden ministerial. Fuentes del Ministerio de Energía confirman a El Independiente que no está prevista la aprobación de la reforma con carácter inmediato y que no maneja plazos concretos para hacerlo.

El mercado mayorista de gas natural en España que sirve para marcar los precios no funciona. El 16 de diciembre de 2015 empezó a operar el Mercado Ibérico del Gas (Mibgas) para que los importadores de gas y los comercializadores tuvieran una plataforma en que comprar y vender el producto, y con el objetivo de crear más competencia. Sin embargo, sólo un 2% del gas que se consume en España pasó el año pasado por el Mibgas, el resto se seguía comprando en el mercado libre, según datos de la propia CNMC.

Así que el plan del Ministerio de Energía era, para que el mercado empiece a tener actividad, forzar a los grandes grupos a utilizarlo. El Gobierno quiere que Gas Natural Fenosa y Endesa ejerzan como creadores de mercado obligados, al tiempo que lo que sí se ha puesto en marcha es un tercer creador de mercado voluntario (cuya gestión está en manos ahora de Axpo Iberia, tras relevar al bróker Gunvor que lo fue hasta julio).

Subidas de precios

La petición de la CNMC llega en un momento en que el sector teme que haya una nueva tormenta perfecta que dispare los precios eléctricos. Así lo anticipan los mercados eléctricos de futuros, en los que generadores, inversores y traders intercambian electricidad para entregarla en un plazo determinado estableciendo un precio de manera anticipada.

En estos mercados los precios que están pactando los agentes para los próximos meses y para el primer trimestre del próximo año no dejan de subir. Los problemas que el mercado augura están relacionados a corto plazo con los efectos de la sequía en España, que está haciendo que se desplome la producción hidroeléctrica (más barata) y que se esté utilizando de manera intensiva las centrales de carbón y de gas (más caras).

En paralelo, los inversores tienen pavor –exagerado según algunas compañías del sector- a que a medio plazo acabe afectando al mercado un eventual nuevo parón en las centrales nucleares francesas.

Recado al Gobierno

En pleno choque por el reparto de funciones entre la CNMC y el Ejecutivo, el supervisor manda un recado.  El Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes un decreto que quita competencias en energía y telecomunicaciones a la CNMC y se las cede  al departamento que dirige Álvaro Nadal.

La dirección de la CNMC ha aprovechado el mismo informe sobre el mercado del gas para recordar al Gobierno que sólo puede cumplir sus objetivos si «el regulador independiente tiene la autonomía, los recursos y las competencias para aprobar los desarrollos regulatorios necesarios en cada momento».

El organismo que preside José María Marín Quemada analiza diferentes vías legales para frenar el nuevo trasvase de competencias. No se descarta ningún recurso ni ninguna apelación en diferentes instancias para proteger a la CNMC y que se cumpla el reparto competencial que establece la regulación de la Unión Europea.