Para el Grupo Dia el pasado 28 de julio fue una jornada histórica. Aquel día, la cadena de supermercados experimentó una ganancia en bolsa próxima al 15%. La irrupción del magnate ruso en su capital, con la compra de un 10% de sus acciones, disparaba el optimismo entre los inversores, que esperaban que ese respaldo ayudara a la compañía a sacudirse la persistente presión de los inversores bajistas y emprender una carrera al alza.

Tres meses después de aquello, el panorama bursátil de Dia resulta desolador. Por el camino, el grupo que preside Ana María Llopis se ha dejado un tercio de su valor sobre el parqué. Alrededor de 1.250 millones de euros de capitalización se han volatilizado, dejando su valoración en poco más de 2.500 millones de euros y situándose en sus valores más bajos en cinco años. La cadena de supermercados es el cuarto peor valor del año en el Ibex.

¿Cuáles son las causas de este descalabro? Como observaba recientemente Eric Tibi, gestor coordinador del fondo Sextant Europe de Amiral Gestion, la sucesión de rebajas de recomendación por parte de distintas firmas de inversión en las semanas previas a la presentación de los resultados del tercer trimestre avivó los temores del mercado a que las ventas like for likes (las ventas en tiendas comparables) en España y Portugal hubieran arrojado un saldo negativo en el periodo. La publicación de las cuentas, este jueves, que vino acompañada de una rebaja de las estimaciones para el conjunto del año, confirmó esos negativos presagios.

El grupo cotiza en mínimos de cinco años, golpeado por la fuerte competencia en España

«Después de unos pocos trimestres fuertes, Dia vuelve a tener problemas en Iberia y, por lo tanto, debe intensificar el plan de remodelación de tiendas a la vez que recurre a recortes de precios. La diversificación tampoco está ayudando, ya que Brasil está publicando LFL negativos», explican los analistas de Alantra.

Estas cifras han supuesto poner en duda algo más que el desempeño concreto de la compañía que dirige Ricardo Currás, sino que lleva a los analistas a poner en cuestión, incluso, el modelo de negocio de la firma, en un momento en el que la fuerte competencia de actores como Mercadona está olvidando a Dia a hacer un fuerte esfuerzo en precios. «Creemos que se abre un periodo de incertidumbre sobre la
duración de esa competencia más agresiva vista en el tercer trimestre de 2017 y, por tanto, sobre la recuperación de los LFL en Iberia», apuntan en Sabadell.

Teniendo en cuenta esto, «la visibilidad para el año 2018 es todavía baja, ya que todo esto vuelve a poner en duda la sostenibilidad del modelo de negocio», comentan en Alantra. Esta idea es refrendada por los analistas de Bankinter: «El modelo de negocio afronta dificultades. Las ventas comparables entran en terreno negativo en Iberia por fuerte competencia y desaceleran en emergentes por menor inflación. Las aperturas van a ritmo más lento y el tipo de cambio pasa a tener un impacto negativo en los resultados del grupo por la depreciación del peso argentino y el real brasileño».

Los expertos ponen en cuestión el modelo de negocio de la cadena de supermercados

Todo esto ha llegado en un contexto complejo para el negocio de los supermercados, que miran con recelos la incipiente irrupción en el negocio de actores como Amazon, que amenazan con poner aún bajo mayor presión los márgenes del sector. Dia mantiene desde hace varios trimestres una alianza con el gigante tecnológico e, incluso, algunos analistas especulan con que la empresa que dirige Jeff Bezos pusiera sus ojos en la cadena española de supermercados.

«La posibilidad de buenas noticias, podría venir de una hipotética actividad corporativa (por ejemplo, que Amazon se decidiese a comprar algo en Europa -como hizo en EEUU con Whole Foods- y se fijase en Dia)», comentan en Bankinter, donde aclaran, no obstante, que «existen otras alternativas para Amazon en Europa con más dimensión (Carrefour) y no nos parece razonable apostar por el valor sobre la base de este argumento, sobre el que no tenemos ninguna visibilidad».

Con estas amenazas por delante, Dia no ha logrado zafarse de la presión de los inversores que apuestan a la caída de sus acciones. Es cierto que el récord histórico de posiciones cortas del 24,86% que registró el pasado julio ha quedado lejos. Pero los últimos datos reportados por la CNMV, del pasado 14 de octubre, evidenciaba que aún un 18% de sus títulos está posicionado para beneficiarse de sus recortes. Y desde entonces, fondos como BlackRock o Marshal Wace han incrementado su apuesta.

Con todo, hay analistas que muestran una visión más favorable de las perspectivas del grupo. Así, en Link Securities destacan la capacidad del grupo para defender sus márgenes operativos a nivel global, pese al difícil entorno competitivo, y se muestran confiados en que pueda revertir en los próximos meses los malos datos de ventas en Iberia. «Dia va a realizar un importante esfuerzo de inversión en precios, lo que, con el efecto positivo en ventas de la remodelación de las tiendas, debería traducirse en una vuelta al crecimiento en LFL en Iberia en el cuarto trimestre de 2017», indican.

En la misma línea, los analistas de Renta 4 observan que, aunque tendrán que rebajar sus estimaciones, «en una primera aproximación consideramos que el potencial de cara al medio plazo seguirá siendo atractivo (más del 30%), si bien es necesario cierto newsflow positivo para ver un punto de inflexión en la cotización».