Iberdrola registró un beneficio neto de 2.416,6 millones de euros hasta septiembre, con el que consigue elevar con fuerza un 18,4% sus resultados en relación al año pasado. La mejora de las cuentas vino dada por el impulso de ingresos y plusvalías extraordinarios obtenidos este año y por el tirón del negocio internacional, que consigue compensar los malos resultados en España.

La fusión de Gamesa con el negocio eólico de Siemens le ha supuesto a Iberdrola una inyección directa de 255 millones a su beneficio neto y la fusión de las dos compañías en las que participaba en Brasil, Neoenergia y Elektro, le han proporcionado unas plusvalías de 521 millones.

Además, la consolidación en sus cuentas del nuevo gigante latinoamericano fruto de esa fusión le ha supuesto a la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán una aportación al beneficio de 508 millones en lo que va de año. Los resultados también se han visto impulsados por el buen comportamiento del negocio de su filial estadounidense Avangrid, que ha elevado su beneficio neto un 14% en los nueve primeros meses del año, hasta los 494 millones de dólares (unos 426 millones de euros).

El desplome de la hidroeléctrica en España le cuesta 400 millones de ebitda

En España Iberdrola ha sufrido en sus cuentas los efectos de la meteorología. La sequía ha provocado unas condiciones hidrológicas “extremadamente adversas” en el país, lo que ha generado un desplome de la producción hidroeléctrica un 57,6% en lo que va de año (unos 9.000 gigavatios hora menos).

El derrumbe de la aportación de sus embalses españoles y los menores márgenes del negocio liberalizado en Reino Unido golpean al resultado bruto de explotación (ebitda) del grupo hasta septiembre, que cae un 5,1%, hasta 5.440 millones de euros. De hecho, la menor producción hidroeléctrica supone un zarpazo de 400 millones en el ebitda. La compañía compensa parcialmente estos impactos gracias a los negocios internacionales de redes y renovables.

Iberdrola elevó sus ingresos entre enero y septiembre hasta los 22.284 millones, un 3,5% más. El grupo incrementó, en paralelo, sus inversiones un 31,5% en lo que va de año, hasta los 3.997 millones de euros. El 91% de las inversiones estará destinado a proyectos de redes, renovables y generación con contratos a largo plazo, en línea con la estrategia marcado por el grupo de centrar su actividad y retornos futuros en negocios estables y regulados.

Mejora del dividendo

Asimismo, Iberdrola ha incrementado en un 3,7%, hasta, al menos, 0,14 euros brutos por acción, su dividendo a cuenta de 2017, que se abonará el próximo mes de enero.

Para ello, el consejo de administración ha aprobado una nueva edición del programa ‘Iberdrola Dividendo Flexible’. La compañía introduce como novedad la opción para el accionista de cobrar directamente su retribución en efectivo, sin tener que vender sus derechos de asignación a la empresa.