El Gobierno lleva semanas advirtiendo del parón del turismo en Cataluña por la tensión política vinculada al desafío independentista. El ministro de Turismo, Álvaro Nadal, alertó ya de un “frenazo” de las reservas en los días posteriores al referéndum del 1-O y ha subrayado en varias ocasiones que el golpe estaba siendo mucho mayor al sufrido tras los atentados terroristas de agosto.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, también se ha venido sumando a las advertencias, y desveló que las reservas de billetes para vuelos en el aeropuerto de Barcelona-El Prat habían sufrido un “estancamiento” drástico durante el mes de octubre.

A la espera de que se confirmen en las próximas semanas los malos augurios [de momento se ha confirmado que El Prat ha registrado su menor crecimiento en más de dos años], desde el Ejecutivo ya se augura cuándo puede iniciarse la recuperación del sector turístico en la región.

Y es que el ministro Nadal ha expresado su confianza en que tras las elecciones convocadas en Cataluña por el Gobierno, tras la aplicación del artículo 155, para el próximo 21 de diciembre el sector turístico retomará el crecimiento. «Si después de las elecciones se constata una situación de normalidad institucional, confío en que haya una sustancial recuperación del turismo catalán”, ha augurado.

Nadal ha reconocido que no se puede prever con exactitud cuál será el devenir empresarial y económico en Cataluña hasta la celebración de las elecciones del 21-D porque los indicadores se conocen con cierto decalaje, pero sí que se “empieza ver algo de luz al final del túnel” después del “bache” sufrido por el turismo de la región durante el mes pasado.

En paralelo, el ministro –que también lo es de Agenda Digital- ha subrayado que la celebración en Barcelona del Mobile World Congress (MWC) durante los próximos años no está en peligro y que los organizadores “tienen un contrato que cumplir” que les liga con la Ciudad Condal hasta 2023.