La lluvia de dividendos sigue en Endesa. Continuará al menos cuatro años más. Es a lo que se ha comprometido la eléctrica en la actualización de su plan estratégico hasta 2020. La compañía confirma su política de un pay out (porcentaje del beneficio destinado al dividendo) del 100%. Todo lo que gane lo repartirá entre sus accionistas.

La previsión que maneja Endesa pasa por repartir unos 5.900 millones de euros entre 2017 y 2020. El principal beneficiado de la generosa política retributiva de Endesa es quien la decide, el grupo italiano Enel, que controla la eléctrica española con una participación del 70% y que se embolsará unos 4.100 millones en este periodo.

El grupo energético, no obstante, rebaja ligeramente la retribución absoluta prevista. Este año retribuirá a sus accionistas con un mínimo de 1,32 euros por acción, ligeramente por debajo de los 1,33 euros del pasado año. Y para 2018 la compañía ahora garantiza al menos 1,33 euros por título, pero en su anterior versión del plan estratégico aspiraba a poder elevarlo hasta los 1,42 euros.  La empresa no precisa el dividendo mínimo para los dos años siguientes, sólo que distribuirá todo el beneficio obtenido.

Endesa prevé mantener un beneficio neto creciente en los próximos años, desde los 1.400 millones de este ejercicio hasta los 1.600 millones en 2020. Sin embargo, rebaja su estimación para los dos próximos años: de 1.400 millones en 2018 (hasta ahora 1.500 millones) y de 1.500 millones en 2019 (frente a 1.700 millones de la anterior hoja de ruta). En total, los 5.900 millones previstos para repartir entre los accionistas en cuatro años.

La eléctrica también ha revisado a la baja sus previsiones de rentabilidad para la parte central del periodo de su plan estratégico por las “adversas condiciones de mercado”, singularmente en España. La nueva estimación de beneficio bruto de explotación (ebitda), que mide mejor la evolución del negocio, pasa por alcanzar los 3.400 millones en 2018 (hasta ahora era 3.500 millones), 3.500 millones en 2019 (frente a los 3.700 millones que se preveía hasta ahora) y 3.700 millones en 2020.

Plan inversor de 5.000 millones para crecer

Como ya adelantó ayer la italiana Enel en la actualización de su propio plan estratégico, Endesa eleva su plan inversor hasta los 5.000 millones de euros entre 2017 y 2020 (hasta ahora preveía invertir 4.700 millones entre 2016 y 2019). La mayor parte de este montante –hasta un 56% del total, frente al 44% hasta ahora previsto- se destinará al crecimiento de la compañía.

La expansión en energías renovables será uno de los pilares de la inversión del grupo, concentrando un total de 900 millones de euros para desarrollar 939 megavatios (MW) de capacidad renovable adicional en cuatro años, entre los que se incluyen los 879 MW ya adjudicados en las subastas de este año. la capacidad ‘verde’ instalada de la compañía pasará de los 6.388 MW en 2017 hasta los 7.353 MW, con la instalación de 399 MW solares y 540 MW eólicos.