Bankia sigue sacando de balance activos tóxicos en aras de reducir la mora, elevar la liquidez y liberar recursos para la concesión de nuevos créditos. Acaba de lanzar Proyecto Giants, una cartera de crédito hipotecario y activos adjudicados valorada en 300 millones de euros, con la que el grupo nacionalizado podría ingresar en torno a 100 millones de euros, según ha podido saber El Independiente. 

La operación, la de mayor volumen este año, está en fase incipiente por lo que no sé prevé que se cierre hasta principios del próximo ejercicio.

En lo que va de año ha vendido tres carteras de deuda con un valor conjunto de a 300 millones de euros

En lo que va de año el grupo que preside José Ignacio Goirigolzarri ha vendido tres carteras de deuda que ascendían a 300 millones. En septiembre, cerró una valorada en 100 millones de euros. En junio, se deshizo de otro paquete de deuda en situación dudosa y fallida de 100 millones. La denominada cartera Galdana estaba compuesta principalmente por deuda de pymes y particulares, principalmente préstamos, financiación de tarjetas de crédito y, en menor medida, cuentas de crédito, avales y descuentos.

Un meses antes, en marzo, se desprendió de la cartera Gold, de 102,97 millones, en la que predominaba el riesgo promotor y cuyos créditos estaban respaldados por garantías inmobiliarias. Esta cartera se colocó en un proceso competitivo entre inversores institucionales y entidades financiera y con ella Bankia logró reducir su saldo de créditos dudosos en 77,24 millones de euros.

Mora a la baja

En los nueve primeros meses del año, la entidad ha vendido 6.115 inmuebles adjudicados, que representan el 14,6% sobre el stock al inicio del año. Al cierre de septiembre, el 77% de la cartera de adjudicados está formada por activos líquidos, fundamentalmente vivienda usada y obra nueva terminada, lo que facilita la desinversión, señaló la entidad en la presentación de resultados. La tasa de cobertura de la cartera se situó en el 33,9% al cierre del periodo.

La entidad sigue poniendo el foco en la gestión de su morosidad. La ratio de mora del grupo se situó en el 8,8% al cierre del tercer trimestre, lo que supone una caída de 30 puntos básicos en los últimos tres meses y de 100 puntos básicos comparada con el cierre de 2016.

“La tasa de cobertura permanece estable en un nivel del 53,8%, adecuado para el perfil de riesgo de la cartera de dudosos del grupo, en la que es elevado el peso de los saldos hipotecarios, que requieren menos provisiones al contar con garantías de colaterales”, señala la entidad.