Mientras los ecos de la aprobación de las nuevas leyes que regularán el Concierto Económico vasco y el Cupo para el próximo quinquenio aún resonaban, PNV y PSE han dado a conocer un acuerdo que despeja el camino hacia un acuerdo presupuestario de ambas formaciones con el PP para aprobar los presupuestos en Euskadi. Los partidos de Andoni Ortuzar e Idoia Mendia han accedido a satisfacer la petición trasladada por el PP de rebajar de modo sustancial el Impuesto de Sociedades en Euskadi. La reclamación no figuraba en la reforma fiscal recién pactada, y pendiente de aprobación, que habían negociado durante un año nacionalistas y socialistas.

El acuerdo dado a conocer esta tarde incluye una reducción de la tasa nominal general del Impuesto de Sociedades del 28% actual al 24% y en el caso de las pymes del 24% al 22%. La reducción que se ofertará al PP será gradual a lo largo del próximo año y de 2019. De esta forma, el PSE da un paso atrás en su resistencia reducir la tasa a las empresas y que había complicado el respaldo del PP a los presupuestos de Urkullu del próximo año. Un apoyo esencial para obtener la mayoría del Parlamento Vasco ya que tanto Podemos como EH Bildu dan por prácticamente descartado su voto favorable al proyecto de cuentas del Ejecutivo de coalición.

El PSE y PNV acceden a rebajar del 28% al 24 el Impuesto de Sociedades entre los ejercicios 2018 y 2019

La rebaja de la tasa nominal se había convertido en el principal obstáculo para el diálogo entre el PNV-PSE y el PP. Alfonso Alonso había situado esta exigencia como un elemento indispensable para poder respaldar un año más los presupuestos del Gobierno vasco. El PP defiende que el País Vasco no se podía quedar atrás en la competitividad y la captación de inversiones y apoyo al tejido empresarial con una de las tasas del Impuesto de Sociedades más altas de Europa y por encima de la media del Estado, que es del 25%.

Diálogo «leal y sincero»

La reducción del impuesto se plasmará en el proyecto de reforma fiscal que está pendiente de aprobación en las tres cámaras territoriales del País Vasco –Juntas Generales- y que en el caso de Álava requería del apoyo del PP para alcanzar la mayoría. La propuesta contempla además otras modificaciones con las que compensar la reducción en la recaudación que podría suponer la rebaja de la tasa. Así, se incluye una leve penalización a las compensaciones fiscales previstas hasta ahora por pérdidas de las empresas en ejercicios anteriores. También se condicionan y limitan las deducciones por innovación y desarrollo. Del mismo modo, se contempla incrementar los tipos más bajos del Impuesto de Sociedades. Con todos estos cambios se prevé que la recaudación no sólo no se vea resentida sino que incluso puede incrementarse ligeramente.

El pasado lunes la secretaria general del PSE, Idoia Mendia avanzó que su partido no obstaculizaría la aprobación de los presupuestos y que facilitaría la consecución de un acuerdo con el PP. La reforma fiscal ahora corregida es la respuesta a ese anuncio del PSE y que queda a la espera de que el PP la analice en las próximas horas y decida si finalmente da apoyo a los presupuestos de 2018 en Euskadi.

La rebaja del Impuesto de Sociedades es una exigencia clave del PP para apoyar las cuentas de Urkullu para 2018

El anuncio llega después de que esta mañana en el Congreso de los diputados el PP y el PNV hayan escenificado su capacidad de entendimiento y acuerdo. La aprobación de las nuevas leyes de Concierto y Cupo han sido el resultado de una negociación y diálogo “leal y sincero”, ha dicho el ministro Cristóbal Montoro.

Pese a que en algunos ámbitos se interpreta la aprobación hoy del Congreso como un gesto más para facilitar el apoyo del PNV a los presupuestos de Rajoy de 2018, desde la formación nacionalistas se recuerda que en realidad sólo ha sido la materialización de un acuerdo alcanzado en la negociación de las cuentas de 2017. En el PNV insisten en que la negociación de cara al próximo ejercicio se debe mover en otro proceso independiente y que en cualquier caso estará condicionado por el escenario político en Cataluña.

PNV, freno a la negociación con Rajoy

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha subrayado hoy en Madrid que aún «no se dan las condiciones para empezar a negociar los presupuestos» de 2018 con el Estado por la «excepcionalidad política» en la que se vive en Cataluña. Ortuzar ha señalado que habrá que esperar qué sucede tras las elecciones del 21-D y el modo en el que el gobierno gestiona “el nuevo tiempo político»: «Ahora estamos en una situación de excepcionalidad jurídica y política y a nosotros nos gusta la estabilidad y la normalidad», ha afirmado.

El PNV no negociará las cuentas de 2018 hasta que se despeje la «excepcionalidad política» en Cataluña

Considera que hasta el propio Gobierno español «ha aceptado» que no es el momento de negociar y lo ve de la misma manera, por lo que no ha traído aún el proyecto de presupuestos para su debate en el Congreso.

Respecto a la aprobación de las leyes de Concierto y Cupo para el quinquenio 2017-2021, Ortuzar ha señalado que demuestran «que la bilateralidad es posible, que se puede acordar y pactar entre diferentes»: «Creo que es una lección para el Estado español».