La incertidumbre generada por la crisis catalana en el sector financiero ha desencadenado importantes movimientos de ahorro entre los bancos con dos vencedores claros: Bankia y Santander, que han arrasado en la captación de dinero.

Por el contrario, CaixaBank y BBVA, dos de las entidades con más exposición a Cataluña, siguen viendo reembolsos importantes de sus productos de fuera de balance. Mientras, Sabadell, que vivió una dura primera semana post referéndum, ha logrado revertir de forma significativa la tendencia y en noviembre está celebrando importantes entradas de patrimonio.

Bankia logra entradas netas equivalentes al 19% de su volumen de activos en base anualizada

Según se desprende de un informe publicado por Goldman Sachs al que ha tenido acceso El Independiente, los activos bajo gestión de productos de fuera de balance -fondos, pensiones y sicav- gestionados por Bankia se dispararon en septiembre, con entradas netas equivalentes al 19% del volumen de activos en tasa anualizada. Hasta el 17 de noviembre, la tendencia se mantuvo con un aumento del 24%.

En la misma línea, Santander está aprovechando el tirón del órdago secesionista con suscripciones de dinero positivas del 10% de su patrimonio en septiembre y del 11% en la primera quincena de este mes.

Los reembolsos de CaixaBank llegaron a representar el 37% de su patrimonio en una semana en tasa anualizada

El informe del gigante de Wall Street analiza la evolución del ahorro en porcentajes en base anualizada, es decir, reflejan las entradas o salidas totales de dinero, en relación al volumen de activos de cada banco, que hubiesen registrado si la tendencia de esos días se repitiese durante el resto del año. Es decir, hacen una extrapolación del comportamiento del ahorro en los días de mayor tensión de la crisis catalana al conjunto del año.

El golpe sufrido por la banca catalana ha sido dispar, pese a que tanto Sabadell como CaixaBank anunciaron el traslado de sus respectivas sedes a Alicante y Valencia días después del simulacro de referéndum del 1 de octubre.

Sabadell recupera la confianza

El banco que preside Josep Oliu perdió en términos netos el 33% de los activos en una semana, en base anualizada. Pese a estos primeros días de fugas importantes, logró cerrar octubre con una leve caída del 2% y en los primeros 17 días de noviembre ya capta dinero nuevo, equivalente al 15% de sus activos, en tasa anualizada.

El comportamiento de los activos fuera de balance de CaixaBank es menos halagüeño. Su volumen de ahorro no ha dejado de reducirse desde el 1-O, llegando a registrar flujos negativos del 37% en términos anualizados durante la tercera semana de octubre. En saldo del mes de octubre es de una caída del 25% y en noviembre no se libra de los números rojos con reembolsos equivalentes al 13% de sus activos, en porcentaje anualizado.

BBVA sufre retiradas del 24% en tasa anualizada por su elevada exposición a la región tras absorber CatalunyaCaixa y Unnim

Aun así, el banco que más sufre las tensiones entre Madrid y Barcelona es BBVA. Las absorciones durante la crisis de CatalunyaCaixa y Unnim -resultado de la fusión entre varias pequeñas cajas catalanas- lo han convertido en el grupo con mayor base de depósitos y créditos en la región: 55.554 millones en pasivo y 56.236 millones en activo. Esta elevada exposición a Cataluña le está pasando factura y desde el arranque de octubre no ha dejado de sufrir retiradas de dinero. El saldo negativo de octubre alcanza el 16% y el porcentaje se amplía hasta el 24% en la primera quincena de este mes, según las cifras que constan en el informe de Goldman Sachs.

Por qué BBVA y CaixaBank están sufriendo más que Sabadell las turbulencias políticas está íntimamente relacionado con la composición de su base de clientes. La clientela de los dos grandes bancos es eminentemente retail, es decir, particulares que, una vez reembolsado su dinero, se resisten a reponerlo hasta que se disipe la incertidumbre de la región. Sin embargo, muchos de los clientes de Sabadell son institucionales y empresas, y, una vez el banco cambió su sede social fuera de Cataluña, depositaron de nuevo su confianza en el grupo catalán.