Inmobiliaria Colonial ya tiene el dinero para hacerse con el control de Axiare. Tras lanzar el pasado 13 de noviembre una opa por el 100% de la Socimi, a la que valora en 1.462 millones de euros, la compañía que preside Juan José Bruguera ha ejecutado una ampliación de capital con el objetivo de garantizar la financiación de la operación.

La segunda mayor inmobiliaria de la bolsa española, por valor de mercado, ha vendido 42,84 millones de acciones nuevas con un valor nominal de 2,5 euros. Estos títulos, que representan un 10,92% del capital social actual de Colonial, han sido colocadas entre accionistas cualificados sin derecho de suscripción preferente para los actuales inversores del grupo.

En el momento de lanzar la operación, en la tarde de este martes, Colonial ya había comunicado que contaba con el compromiso de miembros de su consejo de administración con la consideración de inversores cualificados -entre los que se incluyen el fondo soberano de Qatar y el grupo mexicano Finaccess-, de suscribir acciones por un importe superior a los 300 millones de euros, a un precio de 7,89 euros por acción.

Definitivamente, según ha comunicado el grupo en la mañana de este miércoles, esos 7,89 euros han sido el precio de venta del total de las acciones de la ampliación, lo que representa una prima del 2,1% respecto a la cotización de la compañía al cierre de la sesión del martes y permite a la empresa que preside Juan José Bruguera obtener algo más de 338 millones de euros.

Al mismo tiempo, Colonial ha procedido a la venta de 9,9 millones de acciones que mantenía en autocartera. El precio de venta de estos títulos ha sido igualmente de 7,89 euros, lo que ha permitido captar a la inmobiliaria otros 78 millones de euros.

De este modo, entre la ampliación de capital y la venta de títulos en autocartera, Colonial ha obtenido algo más de 416 millones de euros, lo que representa casi un 40% de los poco más de 1.000 millones euros que tendría que pagar para adquirir todas las acciones de Axiare, teniendo en cuenta que Colonial ya es propietario de un 28,79% del capital de la Socimi que dirige Luis López de Herrera-Oria.

A esto hay que añadir que el grupo inmobiliario ya lanzó la pasada semana una emisión de bonos por valor de 800 millones de euros también con la finalidad de sufragar la oferta por Axiare. Así, una vez que se cierre la ampliación de capital, Colonial contaría ya con los fondos necesarios para sacar adelante la oferta.

Además, la estructura que Colonial diseñó para costear la operación se completa con un programa de desinversión de activos no estratégicos de unos 300 millones de euros, importe que se destinará a amortizar parte de la emisión de bonos.

Colonial ya había confirmado que el objetivo de la ampliación de capital era «asegurar y optimizar la financiación de la oferta pública sobre la totalidad de las acciones de Axiare», aunque ha dejado abierta la puerta a que, en función del resultado de la oferta, «todo o parte del importe obtenido podría destinarse a otras necesidades corporativas generales de Colonial».

 

La ampliación de capital ha estado dirigida por J.P. Morgan Securities, como sole global coordinator y joint bookrunner; Goldman Sachs International y Kempen & Co, que actúan como joint bookrunner; BNP Paribas, Credit Agricole y Natixis, como co-bookrunner.

Un gigante inmobiliario

En su oferta por Axiare, Colonial planteó inicialmente un pago de 18,50 euros por cada título. Sin embargo, el precio de la oferta se ha rebajado hasta los 18,36 euros, tras descontarse el pago de un dividendo de 0,14 euros brutos que Axiare acordó distribuir el pasado 15 de noviembre.

Las acciones de Axiare, que recibieron un fuerte impulso al conocerse la oferta de Colonial, cotizan actualmente a un precio de 18,27 euros, apenas un 0,5% por debajo del precio de la opa.

Con su opa a Axiare, Colonial busca fusionarse con esta Socimi para conformar la mayor compañía de edificios de oficinas en alquiler del país. La empresa resultante sumaría una cartera de inmuebles ubicados en los centros de Madrid, Barcelona y París por valor de unos 10.000 millones de euros.

En términos de mercado, Colonial y Axiare conformarían un grupo valorado en cerca de 4.500 millones de euros, lo que estrecharía la brecha que actualmente existe entre Colonial, que cotiza en el Ibex desde el pasado mes de junio, y Merlin, el mayor grupo inmobiliario del mercado español.

En cualquier caso, queda por determinar si la oferta de Colonial llega a buen término. El consejo de Axiare ya ha sugerido que contempla la operación como una oferta hostil al asegurar, dos días después de su lanzamiento, que la opa no le fue comunicada y que la consultará con sus asesores legales y financieros. Además, la firma reivindica las «excelentes perspectivas de futuro» que considera presenta en solitario y «su capacidad para generar un retorno atractivo en interés de todos sus accionistas, clientes y empleados».