Aena vuelve a tomar altura en bolsa. El gestor de los aeropuertos españoles ha dejado atrás las turbulencias que le azotaron durante el verano y se sitúa ya en sus niveles más elevados desde el pasado mes de julio, situándose por momentos por encima de los 170 euros. La remontada bursátil coincide en el tiempo con el relevo en la dirección del grupo y la relación entre ambos hechos parece lejos de ser casual.

El pasado 16 de octubre el antiguo secretario de Estado de Comercio Jaime García-Legaz, asumía la presidencia del grupo aeroportuario tras la dimisión de José Manuel Vargas, el hombre que había pilotado la reestructuración y salida a bolsa de Aena. Vargas había protagonizado en los últimos tiempos una serie de encontronazos con el Gobierno, principal accionista de Aena a través de la sociedad Enaire, molesto por las restricciones que el control público ejercía sobre su capacidad de gestión.

La negativa del Gobierno a aumentar el grado de privatización de Aena -el Estado controla un 51% del capital-; los topes salariales, que dificultan la retención de talento; o las restricciones a las inversiones del grupo, que impidieron lanzar una oferta por Abertis y restringen las opciones de expansión internacional, fueron algunos de los detonantes del malestar de Vargas y de los crecientes recelos de los inversores, lo que se tradujo en una caída de la acción próxima al 20% entre junio y octubre.

La atenuación de la crisis catalana y la fortaleza del tráfico aéreo han reducido los temores sobre el grupo

Desde el cambio en la dirección, sin embargo, la suerte de la compañía parece haber girado y sus acciones se han revalorizado más de un 12% en poco más de seis semanas. En esta mejora ha influido la evaporación de algunos de los principales riesgos que han enturbiado las perspectivas de Aena en los últimos tiempos. La atenuación de la crisis catalana (Barcelona supone en torno al 20% del tráfico aéreo que gestiona el grupo) y la fortaleza que muestran los últimos datos de tráfico aéreo, pese a la crisis de cancelaciones de vuelos protagonizada por Ryanair, han permitido a los inversores aplacar sus recelos sobre la compañía.

Pero el cambio en la dirección de Aena también ha sido responsable de esta mejora de la visión del mercado sobre el gestor de los aeropuertos españoles. Así lo sugieren los analistas de Santander, que vuelven a aconsejar la compra de las acciones de Aena y elevan su precio objetivo hasta los 189 euros, lo que implica un potencial superior al 11% respecto a sus niveles actuales.

Para los analistas del banco español la llegada de García-Legaz a la presidencia del grupo acerca la consecución de una de las grandes tareas pendientes de Aena: la aprobación de un plan estratégico, que prevén que pueda ser presentado en el primer trimestre de 2018. “El nuevo presidente parece tener una idea clara sobre la agenda a corto plazo de Aena”, indican en Santander, donde también sugieren que la decisión de la nueva dirección de Aena de aparcar las reclamaciones de una mayor privatización del grupo “debería facilitar su diálogo con el gobierno para acordar el Plan Estratégico”.

El informe, firmado por Vittorio Carelli, analista de Santander, detalla los puntos clave que el banco espera que se incluyan en el nuevo Plan Estratégico. Entre ellos se encuentra el proyecto inmobiliario que Aena está perfilando en las últimas semanas y que supondría la comercialización de hasta 2.000 hectáreas de suelos en las proximidades de los aeropuertos, para la construcción de hoteles, oficinas y centros comerciales. Según el banco, esto proyecto podría suponer para Aena hasta 10 euros más de valoración por acción.

Santander confía en que Aena apruebe en los próximos meses un nuevo Plan Estratégico que permita mejorar el diviendo

Del mismo modo, Carelli confía en que el nuevo plan de acción de la empresa que dirige García-Legaz arroje algo de luz sobre las perspectivas futuras de posibles adquisiciones o fusiones y también una de las más tenaces reclamaciones de los inversores y que parecía aparcada en los últimos tiempos: un incremento del pago de dividendos desde un payout (porcentaje del beneficio destinado a la retribución del accionista) del 50% hasta el 75%.

Además de Santander, JPMorgan también ha mejorado este mismo miércoles su visión sobre Aena, al elevar un 4% su precio objetivo, aunque mantienen una recomendación de infraponderar.

Estos respaldos permiten a Aena este miércoles liderar los avances en el Ibex, con ganancias superiores al 3,5%.