La Seguridad Social abonará este mes de diciembre a los pensionistas 17.470 millones de euros por las nóminas ordinaria y extraordinaria de las pensiones más la liquidación del IRPF de las mismas. Sin embargo, como en el mes de julio, los ingresos por cotizaciones no serán suficientes para hacer frente a todas estas obligaciones.

La financiación de la nómina de las pensiones procederá, como es habitual, principalmente de esta recaudación. Pero, de los más de 17.400 millones que desembolsa este mes la Seguridad Social, 7.792 millones procederán de recursos adicionales.

En concreto, 3.586 millones procederán del Fondo de Reserva, la conocida como ‘hucha de las pensiones’, y los 4.206 millones restantes, del préstamo de 10.192 millones que el Estado concedió a la Seguridad Social en los Presupuestos Generales del Estado para 2017. De esta forma, este crédito queda totalmente consumido, después de la primera disposición de julio.

Echando la vista atrás, para mantener el equilibrio presupuestario, los Presupuestos Generales del Estado para este año incorporaron en su disposición adicional novena la concesión de un préstamo a la Seguridad Social por un total de 10.192 millones de euros, que no devenga intereses y con un plazo máximo de cancelación de 10 años, a partir de 2018.

En el mes de diciembre, como en verano, la Tesorería General de la Seguridad Social afronta un importante desembolso debido a que los beneficiarios de los más de 9,5 millones de pensiones perciben su nómina habitual más la paga extra de diciembre. A esta cifra se suma el pago del IRPF de las pensiones sujetas a este impuesto.

El Fondo de Reserva, por debajo de los 10.000 millones

Tras esta disposición, el Fondo de Reserva de la Seguridad Social acumula a 1 de diciembre un importe de 8.095 millones de euros (precio de adquisición), que supone un 0,73% del PIB. En valor de mercado, tiene un valor estimado de 8.084 millones de euros (0,73% del PIB).

La merma de esta bolsa de recursos, desde los alrededor de 80.000 millones de euros alcanzados en los años de bonanza antes de la crisis, hace que su rendimiento también haya caído en picado. Desde su creación y hasta el 1 de diciembre de este año, el Fondo de Reserva ha generado rendimientos netos que ascienden a 28.932 millones de euros de los que solo 173 millones se han generado en lo que va de año.

El Fondo de Reserva de la Seguridad Social se creó en el año 2000 con el objetivo de constituir reservas que permitieran atenuar los efectos de los ciclos económicos bajos y garantizar el equilibrio financiero del sistema de pensiones, en cumplimiento del Pacto de Toledo.