Economía

Santander aprovecha la debilidad de Inditex y recupera el trono de la bolsa española

Por primera vez desde junio de 2015 se convierte en la mayor empresa española por valor en bolsa.

Santander supera a Inditex como la mayor empresa de la bolsa española.

Ana Botín, presidenta de Banco Santander. EFE

La bolsa española tiene nuevo rey. Banco Santander se ha convertido este jueves en la mayor compañía del parqué nacional, arrebatando el cetro del mercado a Inditex.

La compañía textil que dirige Pablo Isla salvó la sesión de este jueves con una ganancia del 0,52%, unas cifras que no evitan el sorpasso por parte de Banco Santander. La entidad que preside Ana Botín ha repuntó este jueves un 3,35%, elevando su capitalización hasta los 90.976 millones de euros y superando de este modo la valoración de Inditex, que se sitúa en 90.445 millones de euros.

Se trata de la primera vez que Santander ocupa el primer puesto de capitalización de la bolsa española desde que Inditex se lo arrebató en junio de 2015.

El mayor banco de la eurozona se ha visto favorecido este jueves por la noticia que los analistas de UBS lo han incluido entre sus entidades favoritas, otorgando una recomendación de compra a sus acciones. Santander se ha visto favorecida, asimismo, por el buen tono general del sector bancario europeo, en un contexto en el que, la solidez que muestran los datos económicos, invita a los inversores a confiar en una progresiva normalización de los tipos de interés en los próximos trimestres, lo que debería traducirse en una mejora de los resultados de la banca.

Santander recupera el liderazgo por capitalización en la bolsa por primera vez desde 2015

Firmas de inversión como Beka Finance, Morgan Stanley, JPMorgan o Société Genérale otorgan a la entidad potenciales de revalorización superiores al 20%, considerando entre sus principales fortalezas el potencial que genera la integración de Popular, tras su adquisición el pasado mes de junio. «Valoramos positivamente la diversificación de ingresos por áreas geográficas, la contribución de las comisiones a los ingresos totales y la mejora de los índices de riesgo. Pensamos que se dan las condiciones básicas para que Santander cumpla con los objetivos financieros establecidos en el plan 2016/2018», resumen los analistas de Bankinter su visión sobre el banco.

Sin embargo, las razones que explican el cambio de líder del mercado español no se explican tanto por la fortaleza bursátil de Santander. De hecho, el banco que preside Ana Botín cotiza a día de hoy más de un 3% por debajo que a inicios de noviembre.

Por el contrario, ha sido la debilidad mostrada por Inditex la que le ha llevado a ceder el trono bursátil. La compañía textil cerró 2017 con su peor rendimiento en casi una década y ha visto esfumarse más de un 20% de su valor en los últimos siete meses, lo que se ha traducido en la pérdida de más de 23.000 millones de euros de capitalización.

Ni siquiera la sorpresa positiva que representaron los últimos resultados del grupo textil le han servido para enderezar su rumbo en bolsa.

El escepticismo que refleja el mercado hacia Inditex se explica, en cierta medida, por los temores que generan los cambios de los patrones de consumo de los clientes y la irrupción en el segmento de la moda de los gigantes del comercio online, como Amazon y Alibaba.

Sin embargo, la mayor parte de los analistas defiende que la compañía que preside Pablo Isla es una de las mejor preparadas para hacer frente a este escenario, gracias al fuerte desarrollo que muestra su canal online y su integración con las tiendas físicas. Unas características que se espera que permitan a Inditex mantener con solvencia su liderazgo en el sector durante los próximos años.

Más determinante parecen ser, en cambio, las exigentes valoraciones que había alcanzado la compañía tras su buen desempeño bursátil de los últimos años. No en vano, las acciones de Inditex acumulan en la última década una revalorización superior al 378%.

Con estas cifras, algunos expertos, como Gemma Hurtado, gestora de Mirabaud, explican que ni siquiera descontando un escenario muy positivo para el negocio de Inditex en los próximos años, con tasas de crecimiento superiores al 10% anual, podría justificarse un encarecimiento adicional de sus acciones.

Comentar ()