Economíaen 2018

Los recibos de luz y gas cargan con más de 3.000 millones sólo para pagar deudas

Los españoles asumirán este año con sus facturas eléctricas el pago de 2.822 millones de deuda acumulada con el sistema y otros 217 millones más con las de gas natural.

logo
Los recibos de luz y gas cargan con más de 3.000 millones sólo para pagar deudas

Flickr | Aja M. Johnson

Resumen:

Los consumidores españoles pagan cada año a través de sus facturas energéticas una parte de las deudas acumuladas con el sistema eléctrico y con el sector gasista en los últimos años.

A lo largo de este año los recibos de la luz y del gas de todos los clientes incluirán pagos por importe de 3.040 millones de euros para cubrir esa deuda, según se recoge en el reparto de pagos fijado por el Gobierno para 2018.

El sistema eléctrico español acumulaba una deuda de aún 21.000 millones de euros al cierre del año 2017 y la del sector del gas ronda los 2.430 millones. En total, los españoles deben más de 23.400 millones conjuntamente al sistema eléctrico y al gasista.

Para saldar esa enorme deuda, este año los ciudadanos abonarán con su recibo de luz 2.822 millones de euros, una cifra parecida a la que se ha venido cargando a la factura eléctrica en cada uno de los últimos años.

Y a esa cantidad se le suma otros 217 millones de euros más que se incluirán en los recibos de gas para cubrir la deuda del sector, que sí ha ido creciendo en los últimos ejercicios (34,7 millones en 2015, 123,6 millones en 2016, 199,8 millones el año pasado).

Los consumidores españoles pagan cada año a través de sus facturas energéticas una parte de las deudas acumuladas con el sistema eléctrico y con el sector gasista en los últimos años. A lo largo de este año los recibos de la luz y del gas de todos los clientes incluirán pagos por importe de 3.040 millones de euros para cubrir esa deuda, según se recoge en el reparto de pagos fijado por el Gobierno para 2018.

El sistema eléctrico español acumulaba una deuda de aún 21.000 millones de euros al cierre del año 2017 y la del sector del gas ronda los 2.430 millones. En total, los españoles deben más de 23.400 millones conjuntamente al sistema eléctrico y al gasista.

Para saldar esa enorme deuda, este año los ciudadanos abonarán con su recibo de luz 2.822 millones de euros, una cifra parecida a la que se ha venido cargando a la factura eléctrica en cada uno de los últimos años. Y a esa cantidad se le suma otros 217 millones de euros más que se incluirán en los recibos de gas para cubrir la deuda del sector, que sí ha ido creciendo en los últimos ejercicios (34,7 millones en 2015, 123,6 millones en 2016, 199,8 millones el año pasado).

El agujero eléctrico

Durante años, lo que los consumidores pagan con sus recibos de luz no era suficiente para cubrir todos los costes reconocidos del sistema eléctrico. El enorme agujero (el conocido como déficit de tarifa) creció de manera descontrolada hasta rozar los 29.000 millones de euros. En un primer momento los consumidores debían esa cantidad a las propias compañías eléctricas, que eran las que durante años asumieron la diferencia y financiaban el desfase entre ingresos y costes reconocidos.

A partir de 2011, ese milmillonario agujero se fue titulizando y las eléctricas fueron cediendo los derechos de cobro de la deuda a fondos de inversión y bancos, cuyos abonos (incluidos intereses) se reparten durante quince años. La gran mayoría de la deuda se cedió a través de colocaciones en el mercado que realizaba el Fondo de Titulización del Déficit del Sistema Eléctrico (FADE), pero no sólo. Aunque también hubo otro tipo de colocaciones específicas: para cubrir el déficit de 2005, el déficit de 2013, el déficit exante…

Castor y la deuda del gas

El sistema gasista tradicionalmente estaba saneando y las cuentas cuadraban. Sin embargo, la indemnización de 1.350 millones derivada del fiasco del almacén subterráneo Castor, primero, y la inclusión de la deuda de más de 1.000 millones generada por el sector entre 2004 y 2014 –no reconocida formalmente hasta hace un par de años, y que se acaba de titulizar y colocar a entidades financieras- han acabado por crear también un agujero con el sector del gas.

El sistema gasista acumula ahora una deuda de unos 2.430 millones de euros (tras incorporar 90 millones nuevos por desajustes correspondientes al ejercicio 2016). En torno a la mitad de (unos 1.200 millones de euros), corresponde a la indemnización recibida por ACS y sus socios tras la paralización del almacén Castor.

Una indemnización asumida inicialmente por Enagás, luego trasladada a entidades financieras, y que en los últimos años han venido los españoles con sus recibos y, en principio, lo harán durante los próximos 30 años. El Gobierno tiene que buscar un nuevo instrumento legal para garantizar el pago de esos derechos de cobro a los bancos (Caixabank, Santander y Bankia) después de que el Tribunal Constitucional tumbara parcialmente el decreto que establecía el mecanismo.

Aún así en la orden de peajes del sector gasista elaborada por el Ministerio de Energía para 2018 se sigue incluyendo el cargo de 80,6 millones de euros en los recibos de gas para hacer frente a la indemnización por Castor (a los que se suman otros 15,7 millones más para costear la hibernación del almacén submarino).