Economía

Los clientes pagan 2.124 millones de más en su recibo de la luz en cinco años

El Ministerio de Energía carga en la factura de los usuarios 4.350 millones de euros para dar ayudas a centrales eléctricas. Pero el recargo está inflado. Las compañías eléctricas cobran sólo 2.226 millones, poco más de la mitad de todo lo recaudado.

logo
Los clientes pagan 2.124 millones de más en su recibo de la luz en cinco años
Recibo de luz

Flickr | Zaldy Fabia

Resumen:

Los españoles pagamos en cada recibo de luz un sobrecoste para dar ayudas a las centrales de carbón y de gas sólo por estar disponibles. Como las energías renovables producen electricidad de manera intermitente, y dependen de que haya viento, sol o agua para funcionar, los usuarios de luz  gratificamos a las tecnologías que sí están siempre disponibles.

Una partida que sufragan todos los consumidores con su recibo de luz y que cada año supone unos 700 millones de euros incluidos en la factura. Una partida, además, que ha estado sistemáticamente inflada por el Gobierno, lo que ha hecho que los usuarios hayan pagado casi el doble de lo que realmente han recibido las compañías eléctricas en ayudas en los últimos años. Y 2018 no será una excepción.

En el borrador de orden de peajes eléctricos para 2018 del l Ministerio de Energía vuelve a repetirse esta situación. Los usuarios de luz pagarán 736,5 millones de euros con su recibo el próximo año para sufragar los pagos por capacidad, pero la previsión de lo que efectivamente cobrarán las eléctricas es de sólo 352,4 millones. En total, 384 millones pagados de más. Lo mismo que ha sucedido en los años previos.

En 2017 el Gobierno cargó en el recibo 738,8 millones de euros para financiar las ayudas, pero se cerrará el año habiendo abonado a las compañías sólo 394 millones. En 2016, el sobrecoste cargado en la factura de los usuarios fue de 722 millones, pero los pagos a las eléctricas fueron de sólo 417 millones de euros. Y este tipo de desfase también se produjo en 2015 y en 2014.

Los desfases anuales acumulados desde hace cinco años alcanzan ya cifras milmillonarias. Entre 2014 y 2018, los consumidores españoles habrán abonado en concepto de pagos por capacidad un total de 4.350 millones de euros, pero las centrales eléctricas a las que se supone va destinada esta partida sólo cobrarán unos 2.226 millones de euros. En un lustro, los clientes habrán pagado un total de 2.124 millones de euros de más.

 

Los españoles pagamos en cada recibo de luz un sobrecoste para dar ayudas a las centrales de carbón y de gas sólo por estar disponibles. Como las energías renovables producen electricidad de manera intermitente, y dependen de que haya viento, sol o agua para funcionar, los usuarios de luz  gratificamos a las tecnologías que sí están siempre disponibles para atender picos de demanda eléctrica.

Son los denominados pagos por capacidad, unas ayudas concebidas, por un lado, para compensar a las centrales que pueden activarse cuando quieran y que garantizan que así que hay posibilidad siempre de producir electricidad suficiente  y, por otro, como incentivos a las inversiones realizadas en nuevas instalaciones de generación.

Una partida que sufragan todos los consumidores con su recibo de luz y que cada año supone unos 700 millones de euros incluidos en la factura. Una partida, además, que ha estado sistemáticamente inflada por el Gobierno, lo que ha hecho que los usuarios hayan pagado casi el doble de lo que realmente han recibido las compañías eléctricas en ayudas en los últimos años. Y 2018 no será una excepción.

Cinco años con desfase

En el borrador de orden de peajes eléctricos para 2018 remitido por el Ministerio de Energía a la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) vuelve a repetirse esta situación. Los usuarios de luz pagarán 736,5 millones de euros con su recibo el próximo año para sufragar los pagos por capacidad, pero la previsión de lo que efectivamente cobrarán las eléctricas es de sólo 352,4 millones. En total, 384 millones pagados de más. Lo mismo que ha sucedido en los años previos.

En 2017 el Gobierno cargó en el recibo 738,8 millones de euros para financiar las ayudas, pero se cerrará el año habiendo abonado a las compañías sólo 394 millones. En 2016, el sobrecoste cargado en la factura de los usuarios fue de 722 millones, pero los pagos a las eléctricas fueron de sólo 417 millones de euros. Y este tipo de desfase también se produjo en 2015 y en 2014.

Los desfases anuales acumulados desde hace cinco años alcanzan ya cifras milmillonarias. Entre 2014 y 2018, los consumidores españoles habrán abonado en concepto de pagos por capacidad un total de 4.350 millones de euros, pero las centrales eléctricas a las que se supone va destinada esta partida sólo cobrarán unos 2.226 millones de euros. En un lustro, los clientes habrán pagado un total de 2.124 millones de euros de más.

El Independiente ha intentado sin éxito recabar una explicación del Ministerio de Energía sobre el persistente desfase que se recoge en las órdenes de peaje, en la que el Gobierno fija los ingresos del sistema eléctrico para cubrir todos los costes regulados del mismo.

La bronca de la CNMC

Esta situación que se ha convertido en los últimos años en otro motivo de choque entre el Gobierno y CNMC, en el marco de la gran batalla sobre quién debe fijar la cuantía de los peajes del sistema eléctrico. Ante la situación de saldo positivo para las cuentas del sistema eléctrico en los últimos ejercicios, el supervisor abroncó al Ministerio en su informe sobre la anterior orden de peajes, la de 2017.

“Teniendo en cuenta que los peajes de transporte y distribución implícitos en la propuesta de orden son suficientes para recuperar la retribución de las redes, el superávit de los pagos por capacidad está destinado a la financiación del resto de costes regulados del sistema”, advirtió la CNMC. “Esta Sala insiste en la necesidad de establecer una metodología de cálculo de los precios unitarios de los pagos por capacidad, a efectos de que cada componente de coste sea recuperado por el precio regulado correspondiente”.

Esto es, el supervisor exige que se fijen unos criterios técnicos y objetivos para determinar la cuantía que pagan los consumidores y que no se deje a la discrecionalidad del Ministerio porque considera que lo que están pagando de más los clientes se está destinado a cubrir otras partidas.

En los últimos años estas ayudas la han cobrado en torno a un centenar de centrales eléctricas (las 67 que queman gas, algunas de carbón y algunas hidroeléctricas de bombeo), según varias fuentes del sector consultadas por El Independiente. Se trata sólo de estimaciones del sector porque el Gobierno no hace público ese dato y no identifica qué instalaciones perciben las subvenciones y en qué cantidades cada una. El Ejecutivo ha dejado fuera del sistema de ayudas de manera temporal a las hidroeléctricas con motivo de la sequía que sufre el país.