Economía

Ferrari construirá un superdeportivo eléctrico para competir con Tesla

logo
Ferrari construirá un superdeportivo eléctrico para competir con Tesla
Ferrari construirá un superdeportivo eléctrico para competir con Tesla

Ferrari 458 Spider.

Resumen:

Ferrari planea irrumpir en el mercado del vehículo eléctrico con un deportivo de gama alta que haga sombra a los modelos de Tesla.

La puesta en el mercado de un Ferrari de gama alta abriría una batalla con la empresa que dirige Elon Musk, que hasta el momento ha llevado la delantera al sector en el segmento de los vehículos eléctricos de lujo, con modelos como el Tesla Roadster y el Model S.

La apertura de Ferrari al vehículo eléctrico se enmarca en su reciente estrategia de ampliar mercados y, con ello, volumen de ventas, sin perder la exclusividad que caracteriza a la firma italiana

En esa estrategia se incluye el lanzamiento de un vehículo utilitario deportivo, que está previsto que llegue al mercado a finales de 2019 o principios de 2020.

Ferrari plantea la batalla a Tesla. La mítica compañía del Cavallino Rampante planea irrumpir en el mercado del vehículo eléctrico con un deportivo de gama alta que haga sombra a los modelos de Tesla.

“Si debe construirse un superdeportivo eléctrico, Ferrari será el primero”, ha asegurado el consejero delegado de la compañía, Sergio Marchionne, durante el salón del automóvil de Detroit, en declaraciones citadas por la agencia Bloomberg.

La puesta en el mercado de un Ferrari de gama alta abriría una batalla con la empresa que dirige Elon Musk, que hasta el momento ha llevado la delantera al sector en el segmento de los vehículos eléctricos de lujo, con modelos como el Tesla Roadster y el Model S.

La pelea entre los dos fabricantes va a comenzar en un momento de dudas para la firma del sudafricano. Sobre Musk siempre planea la posibilidad, últimamente casi siempre certeza, de que las previsiones y los plazos que plantea son poco menos que una aproximación fantasiosa. Es lo que está ocurriendo con el Model 3, un coche que está llamado a masificar las ventas de la compañía californiana y que sufre retraso tras retraso en la fabricación.

Los números de coches entregados de Tesla, en cualquier caso, han vuelto a mejorar en el año 2017, con 103.097 llaves puestas en las manos de los legítimos dueños de sus coches, cuyo modelo más barato supera con mucho los 70.000 euros. Así, las tropas de Musk despacharon 26.802 vehículos que el año pasado.

El nuevo Tesla Roadster, además, viene a plantar cara de manera directa a Ferrari. Empezará a entregarse en 2020, pero ya se puede reservar por 50.000 dólares, casi 41.000 euros, aunque habrá que abonar otros 150.000 dólares, otros 122.000 euros más. El precio es exclusivo, pero también el coche: será el más rápido en pasar de 0 a 100 kilómetros por hora, gracias a que sus tres motores eléctricos alcanzan esa velocidad en dos segundos.

Ferrari no se ha significado hasta la fecha por ser una marca pionera en la transición hacia el vehículo eléctrico o el coche autónomo, en los que gran parte del sector está invirtiendo cientos de millones en los últimos años. La marca italiana ha optado en este sentido por aliarse con socios como Waymo, de Google.

Sin embargo, Marchionne defiende ahora que, si plantean el salto al mercado del vehículo eléctrico, “lo hacemos porque lo tenemos que hacer”. El directivo italiano reconoce que queda por delante un duro trabajo para llegar a alumbrar este proyecto, pero también afirma que Ferrari ya está trabajando en un plan que incluirá vehículos híbridos, “por lo que ir de ahí al vehículo eléctrico es fácil”.

La apertura de Ferrari al vehículo eléctrico se enmarca en su reciente estrategia de ampliar mercados y, con ello, volumen de ventas, sin perder la exclusividad que caracteriza a la firma italiana. En esa estrategia se incluye, entre otras cuestiones, el lanzamiento de un vehículo utilitario deportivo (SUV), que está previsto que llegue al mercado a finales de 2019 o principios de 2020.

La compañía italiana presentará en los próximos meses un nuevo plan estratégico en el que se marcarán las líneas que deben permitirle superar la barrera autoimpuesta de un máximo de 10.000 vehículos al año y duplicar sus ganancias operativas a alrededor de 2.000 millones de euros en 2022.

Estas noticias permitían a Ferrari prolongar este martes su buena racha en bolsa. Las acciones de la compañía repuntaban en Wall Street un 0,8% y acumulan unas ganancias superiores al 13% en el último mes. En un año, la compañía se ha revalorizado cerca de un 100%.