La inauguración del AVE Madrid-Castellón, prevista para hoy lunes 22 de enero -mañana martes operarán los primeros viajes comerciales-, se ha visto arruinada por una avería que ha paralizado el tren de alta velocidad 22 minutos. Según informa el diario regional Levante, un fallo “en el automatismo para el cambio de vía que se produce a la altura de Sagunto provocó que el convoy estuviera parado desde las 11.50 horas hasta las 12.12, un total de 22 minutos”.

En el tren viajan autoridades de primera línea, empezando por el presidente del Gobierno Mariano Rajoy (es tradicional que los jefes de Gobierno acudan al estreno de los trenes de alta velocidad). El tren partió de la estación madrileña de Atocha a las 09.25 horas y ha llegado a la capital castellonense pasadas las 12 horas. Es decir, que ha sido incapaz de recorrer el trayecto en el tiempo aireado por Renfe Operadora, dos horas y media.

El AVE Madrid-Castellón nace rodeado de polémica: entre Valencia y Castellón el Alvia circulará a 100 kilómetros por hora, una velocidad que ni mucho menos corresponde a la alta velocidad. Además entre ambas capitales valencianas el tren tardará más que el actual Euromed, mientras que entre Castellón y Madrid el ahorro es de unos escasos veinte minutos. Esto se debe a que en vez de ancho UIC, la vía se hará con la técnica del tercer hilo o carril, que consiste en una vía de ancho mixto por la que pueden circular trenes convencionales (ancho ibérico) y de alta velocidad. Es una solución más barata que el clásico ancho UIC, más costoso.

En 2002 el estreno del AVE Madrid-Lleida tuvo que ser suspendido por las perturbaciones en la línea, que presentaba defectos. Dieciséis años después, otra inauguración vuelve a estropearse.