Economía

Prisa asegura el éxito de su ampliación de capital con un descuento del 15%

Sede del Grupo Prisa

Sede del Grupo Prisa. EFE

Prisa ve su salvación más cerca. El grupo de comunicación ha logrado asegurarse el éxito de una operación fundamental para garantizar su viabilidad: la ampliación de capital por valor de 563,2 millones de euros que ha puesto en marcha para hacer frente a sus deudas.

En un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la empresa presidida por Manuel Polanco ha firmado un acuerdo de aseguramiento y colocación con Banco Santander y Morgan Stanley, colocadores globales de la ampliación, por el que ambas entidades ase comprometen a adquirir 237,5 millones de las nuevas acciones, equivalentes a un 50,6% de los títulos que se emitirán durante la operación.

«El acuerdo de aseguramiento y colocación, junto con los compromisos de suscripción recibidos de los actuales accionistas de la Sociedad, cubre el 100% de la Ampliación con Derechos en los términos que se detallan en el folleto informativo correspondiente a la Ampliación con Derechos aprobado en el día de hoy por la Comisión Nacional del Mercado de Valores», resalta el comunicado de Prisa.

En el citado folleto, el grupo de comunicación explica que la mayor parte de sus principales accionistas, entre los que se cuentan Amber Capital, Santander, HSBC y CaixaBank, se han comprometido a participar en la ampliación de capital, en unos términos que garantizarían la adquisición del 53,47% de las nuevas acciones.

Los accionistas principales garantizan que cubrirán, al menos, el 53,47% de la ampliación

Con estas garantías, Prisa pretende llevar a cabo la venta de 469,3 millones de nuevos títulos, a un precio de 1,2 euros por títulos, en los que se incluye 0,26 euros de prima de emisión y 0,94 euros de valor nominal. Este precio representa un descuento superior al 50% respecto a la cotización actual de Prisa, aunque la cifra se reduce al 14,5% si se tiene en cuenta el descuento de los derechos de suscripción preferente a los que tienen derecho los actuales accionistas.

Éstos recibirán un derecho por cada una de sus acciones actuales y tendrán derecho a comprar 53 acciones nuevas por cada diez derechos. La negociación de estos derechos se iniciará este sábado 27 de enero y se extenderá hasta el próximo 10 de febrero. Prisa prevé que las nuevas acciones empiecen a cotizar en bolsa el próximo 20 de febrero.

El éxito de la ampliación de capital es un paso fundamental en la estrategia de refinanciación de la deuda que Prisa detalló el pasado 16 de enero, tras la firma de un acuerdo con sus acreedores para posponer el vencimiento de sus obligaciones hasta 2022.

Riesgos

En el folleto de la ampliación de capital, Prisa se ha visto obligada a detallar algunos de los principales riesgos a los que se enfrenta la compañía, entre los que resalta su elevada deuda bancaria, que ascendía al término del tercer trimestre a 1.454,7 millones de euros.

La compañía reconoce que su abultado endeudamiento limita su flexibilidad financiera, estratégica y operativa y reduce su capacidad de adaptación a los cambios que están experimentando los mercados, al tiempo que sitúa en desventaja al grupo frente a competidores menos endeudados. No obstante, el éxito de la refinanciación pactada con sus acreedores reduciría estas amenazas.

Sin embargo, la entrada en vigor de esta refinanciación está condicionada a diversos supuestos y, sobre todo, podría verse afectada por el hecho de que la venta de Media Capital, el negocio portugués que Prisa acordó con la firma gala Altice el pasado verano, cuente con las autorizaciones pertinentes antes del 30 de junio de 2018.

«En caso de que no se cumplieran los referidos hitos a las que está sujeta la efectividad de la refinanciación», Prisa habría de hacer frente en diciembre al vencimiento de 956,5 millones de deuda, «lo que tendría un impacto en la liquidez y en la continuidad de los negocios».

Comentar ()