Economía

Sevilla contesta a Rato: "En Bankia no se hacen provisiones por deporte"

El consejero delegado del grupo cree que el FROB tiene margen para vender grandes paquetes de acciones

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, a su llegada a rueda de prensa donde hoy presentará resultados de las cuentas de 2017.

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, en la presentación de los resultados de 2017. EFE

José Sevilla, consejero delegado de Bankia, ha respondido a las acusaciones que Rodrigo Rato vertió sobre el equipo ejecutivo del grupo nacionalizado al considerar, en el marco de la comisión del Congreso que investiga el origen de la crisis, que solicitaron más ayudas de las necesarias.

«Cuando llegamos nos encontramos unas cuentas sin auditar y el Banco de España presionando para presentar un plan de saneamiento urgente», ha recordado. «En banca no se hacen provisiones por deporte, sino porque hacen falta. Es un debate estéril. Hay que ver qué hemos hecho cada uno con el capital que hemos recibido», ha subrayado durante la presentación de resultados del último trimestre de 2017.

El directivo ha explicado que, cuando tomaron las riendas de la entidad hace cinco años, «identificamos unas necesidades de capital de 19.000 millones. Entonces España entró en programa de asistencia parcial, mediante el cual el MEDE le facilitaba 100.000 millones. La Troika hizo un ejercicio de valoración de las entidades para lo que fichó a Oliver Wyman. En ese primer análisis no se contabilizaba el traspaso de activos a la Sareb, que supuso un recorte adicional al de los decretos de Guindos que supuso una pérdidas adicional de 3.000 millones para Bankia. Las necesidades de capital no las fijó Bankia. Hubo un ejercicio en el que intervino el BCE, la Comisión Europea, el FMI, el Banco de España y Oliver Wyman», ha explicado, al tiempo que respaldaba las declaraciones realizadas por el presidente del grupo José Ignacio Goirigolzarri hace unos días.

Privatización

Durante la presentación de los resultados, el directivo ha indicado, al respecto de la privatización de la entidad, que «el mercado tiene capacidad para absorber porcentajes más relevantes que los paquetes del 7% que hemos visto últimamente. Hay apetito». En diciembre, vendió una participación por 818 millones.

Más allá de las colocaciones aceleradas, el directivo ha señalado que el Estado, a través del FROB, tiene otras opciones para seguir deshaciéndose de sus acciones -actualmente controla el 60% de Bankia-, como son las operaciones marketeadas en las que, tras el registro de un folleto, la venta está abierta durante un par de semanas para inversores institucionales. En su opinión, el tiempo que queda para finalizar la privatización, hasta finales de 2019, es suficiente.

Las declaraciones llegan después de que hace unas semanas el presidente del grupo José Ignacio Goirigolzarri considerase que la pobre evolución de la acción responde al retraso en la privatización del grupo.

El número dos del banco ha considerado que corresponde al FROB tomar sus decisiones de desinversión y que lo importante es que el mercado esté bien, pero asegura que «habrá ventanas de oportunidad para que el FROB siga vendiendo paquetes de acciones».

Bankia no ha querido beneficiarse conscientemente de la situación de Popular y Cataluña

El ejecutivo ha desvelado que presentará su nuevo plan estratégico a finales de febrero, tras librarse el pasado mes de las restricciones impuestas por la Unión Europea hace cinco años como contraprestación a las ayudas públicas recibidas.

Por otro lado, ha anunciado que la entidad prevé culminar la integración tecnológica con BMN el próximo 19 de marzo, después de haber inscrito la fusión en el Registro Mercantil de Valencia el pasado 8 de enero. En su opinión, «vale hacer un esfuerzo por acelerar todos los procesos de integración para capturar las sinergias», al mismo tiempo, «la posible inestabilidad que se pueda generar se termine cuanto antes».

El directivo ha estimado que a medio plazo Bankia logrará una rentabilidad del 10%. Indica que «un cambio de tipos de interés de negativo a positivo supone 2 puntos de ROE. Partimos de casi un 7% y deberíamos llegar a niveles de rentabilidad del 10% en tres años».

Sobre la captación de depósitos procedentes de bancos catalanes y Popular, Sevilla ha asegurado que «no hemos querido beneficiarnos conscientemente […] Las situaciones de inestabilidad en el sistema financiero son malas para todos».

 

Comentar ()