ACS o Atlantia. Florentino Pérez o la familia Benetton. La batalla está servida. Ambos grupos aspiran a hacerse con el control de Abertis y la lucha se prevé encarnizada hasta el último minuto. Quién saldrá vencedor es una duda que, probablemente, no tendrá respuesta hasta dentro de varios meses.

Mientras tanto, los que sí se pueden considerar ya los grandes triunfadores de esta pugna son los propios accionistas de Abertis. El gestor de autopistas registró este jueves un nuevo máximo histórico en bolsa, al alcanzar los 19,64 euros por acción.

La sucesión de récords sobre el parqué se ha convertido casi en una rutina para la compañía que preside Salvador Alemany desde que el pasado 18 de abril se conociera el interés de Atlantia por adquirir su negocio. Desde entonces, acumula una revalorización próxima al 29%, lo que significa que los 15.138 millones de euros en que valoraba el mercado a Abertis por entonces se han convertido a día de hoy en casi 19.451 millones de capitalización.

Abertis ronda ya los 19.500 millones de valoración, tras ganar más de 4.000 millones desde que se abrió la puja

Estas cifras no sólo sobrepasan de forma notoria los 18.580 millones de euros que ACS ofrecía por la compañía en su propuesta de adquisición y de forma mucho más ostensible los 16.341 millones en que valoraba Abertis la oferta de Atlantia. También implican que la presa que se disputan Florentino Pérez y los Benetton ha transmutado en un gigante más difícil de digerir. No en vano, tras su último repunte, Abertis ya es más grande que la suma de ACS y su filial alemana Hochtief -a través de la que ha ejecutado la opa-, que cuentan con una capitalización conjunta de 19.429 millones (9.246 millones la firma alemana y 10.183 el grupo de Florentino Pérez).

Asimismo, para Atlantia, Abertis ya no es el grupo por el que se lanzó, frente al que podía exhibir un tamaño en bolsa más de un 30% superior. Ahora, esa distancia ha quedado reducida a poco más del 11%, a pesar de que el grupo italiano se ha revalorizado en este periodo un 9,5%.

Todas estas cifras son indicativas de la confianza del mercado en que la batalla por Abertis forzará a los contendientes a mejorar sus ofertas. Razones no les faltan. Desde la propia Atlantia han dejado entrever que mejorarán el precio ofrecido para imponerse a la propuesta de ACS.

Tras obtener la autorización del Gobierno para seguir adelante con la opa, el grupo italiano se mantiene a la espera de que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) dé luz verde a la oferta de ACS, algo que se espera que ocurra en las próximas semanas, para mejorar la suya.

Mientras tanto, el mercado se ha ido posicionando para sacar rédito de la situación. Desde el inicio de 2018, firmas como BlackRock, Burlington Loan Management o Farallon Capital Europe han incrementado sus posiciones en el capital de Abertis. También en los últimos días se ha conocido que Alicia Koplowitz ha incrementado su posición en el grupo español de infraestructura en el último trimestre, a través de su sicav.

Los inversores están tomando posiciones en Abertis, confiados en una mejora de las ofertas por el grupo

«Es una opción que nos parece interesante, porque los riesgos a la baja son muy reducidos, ya que la oferta de ACS actúa como un suelo, y las posibilidades de ganancias son evidentes», explicaba recientemente Mario Lafuente, gestor de inversiones de atl Capital. Esta visión también es defendida por los analistas de Sabadell, quienes creen que la ecuación de riesgo frente a beneficio de entrar en el capital de Abertis resulta bastante razonable.

En cualquier caso, el resultado de la contienda entre Florentino Pérez y los Benetton puede depender en buena medida de La Caixa, máximo accionista de Abertis, con un 21,55% de su capital. La fundación que controla CaixaBank parece ver con buenos ojos los planes de integración de Atlantia si se mejora el precio, como ya dejó claro el consejo de Abertis al examinar la oferta del grupo italiano.

Pero ACS parece contar con el apoyo del Gobierno, que prefiere que una firma que controla varias autopistas en España y es accionista del operador español de satélites Hispasat queden bajo el control de una empresa nacional. En ese contexto, el propio ministro de Energía, Álvaro Nadal, habría reconocido al presidente de La Caixa, Isidro Fainé, su deseo de que se imponga la oferta de Florentino Pérez, según publica Voz Pópuli.