Nuevos frenos a la inversión en bitcoin. El banco británico Lloyds ha prohibido a sus clientes utilizar sus tarjetas de crédito para comprar bitcoins o cualquier otra criptodivisa, según confirman diversos medios, siguiendo una información adelantada por el Daily Telegraph.

«En Lloyds Bank, Bank of Scotland, Halifax y MBNA, no aceptamos transacciones de tarjetas de crédito implicando la compra de criptomonedas», indicó un portavoz del banco, en declaraciones a Europa Press.

De esta manera, Lloyds, una entidad que fue protagonista de un rescate público por valor de 20.300 millones de libras (22.981 millones de euros) tras el estallido de la crisis financiera en 2008, se suma a los bancos estadounidenses JPMorgan, Bank of America y Citigroup, que también aplican vetos al empleo de sus tarjetas de crédito en la compraventa de criptodivisas.

El banco británico dirigido por el portugués Antonio Horta-Osório, que cuenta con 9 millones de titulares de tarjetas de crédito, ha adoptado esta medida con el fin de proteger a sus clientes de pérdidas inasumibles en las operaciones con este tipo de activos.

Lloyds vetará las transacciones con criptodivisas a los 9 millones de titulares de sus tarjetas de crédito

Y es que el movimiento se produce en medio de una onerosa sangría en el mercado de las criptodivisas, que han visto esfumarse alrededor de 460.000 millones de dólares de valor -un 55% del total- en apenas un mes, en lo que ya es considerado por muchos expertos como el pinchazo, muchas veces presagiado, de una burbuja de dimensiones colosales que se había inflado a lo largo de 2017, cuando el bitcoin y otras criptomonedas como ripple, litecoin o ethereum a registrar revalorizaciones en el ejercicio superiores a los tres dígitos.

Esas ganancias impulsaron en el último tramo del año pasado un interés por estos activos entre los inversores que se agigantó con el salto del bitcoin a los mercados oficiales, con el inicio de la negociación de futuros sobre la mayor moneda virtual en las principales bolsas de derivados del mundo.

El auge de estas monedas ha estado respaldado por la consideración de que en ellas -y más especialmente en la tecnología que las sustenta, el blockchain- se encuentra el germen de las finanzas del futuro. Sin embargo, son muchos los expertos que venían alertando de que este mercado incipiente se enfrenta a innumerables incertidumbres entre las que resalta el riesgo regulatorio.

El bitcoin ha visto esfumarse un 60% de su valor desde mediados del pasado diciembre

Y precisamente es éste el que parece haber desencadenado los miedos de los inversores. Las medidas de países como China o Corea del Sur para frenar la negociación de las criptodivisas han dado pie a una notable corrección que ya ha llevado el precio del bitcoin a niveles ligeramente superiores a los 7.700 dólares, frente a los casi 20.000 dólares que rondó a mediados del pasado mes de diciembre.

Ahora, además de los gobiernos y los organismos supervisores, diversas empresas parecen estar respaldando el freno a la inversión en bitcoin. Y no sólo en la industria financiera. La semana pasada Facebook decidió prohibir la publicidad que promueva productos y servicios financieros que con frecuencia están asociados con prácticas promocionales engañosas, señalando en un comunicado a las opciones binarias, las ofertas iniciales de monedas (ICOs) y a las criptomonedas. «La publicidad engañosa no tiene lugar en Facebook», aseveró la compañía.