El nuevo AVE ‘Low Cost’ presentado por el ministro de Fomento ha pillado este martes a las empresas del sector en un foro en el Museo del Ferrocarril de Madrid, Innotren, organizado por la consultora Eurogestión y Executive Forum sobre la liberalización del ferrocarril prevista para 2020. Las jornadas han contado con la presencia de directivos de firmas entre el centenar largo de asistentes, además de altos cargos de Renfe, Adif o la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Consultados por este medio, todos los ponentes han celebrado el nacimiento del EVA, el nuevo AVE barato. «Está bien que Renfe presente un tren competitivo en precios, y sobre todo que lo haga antes de la liberalización», ha proclamado el organizador de las jornadas, Juan Manuel Martínez Mourín, de Eurogestión. «Si el mercado ferroviario estuviese ya liberalizado, lo tendría mucho más difícil».

El foro matutino ha versado en todo momento sobre los beneficios de introducir competencia privada en el monopolio de Renfe a partir del IV Paquete Ferroviario que se negocia en la UE y que se aplicará en 2020 (el cual de momento recoge la propuesta pero no obliga a los países a liberalizar el tren). «El EVA era necesario», ha defendido por su parte el gerente de la Asociación de Empresas Ferroviarias Privadas (AEFP), Juan Diego Pedrero. «Renfe tiene una política de precios elevada. En mi opinión el futuro de la liberalización pasa por alianzas entre operadores, incluidos públicos y privados».

Seguir el ejemplo del ‘Ouigo’ francés

«Tenía que haber ocurrido hace ya tiempo», ha festejado Víctor Bañares, cuya empresa, Ilsa (Air Nostrum), trató a lo largo de 2017 de abrir una vía con el apoyo de la CNMC para operar el trayecto de AVE Madrid-Zaragoza-Barcelona-Montpellier (Francia) antes del Cuarto Paquete. Bañares, que en su exposición enumeró varios países con compañías privadas de trenes (líneas regionales en Alemania, un grupo chino en Suecia, Reino Unido, el AVE italiano) ha asegurado que se trata «del primer paso» de cara a la competencia que generará la liberalización. Y ha vaticinado que «después de este anuncio de Renfe vendrán otros».

En el mismo sentido se ha expresado Juan Antonio Cuesta, de Eco Rail. «Francia ya dio el primer paso hace años con su TGV low-cost Ouigo», ha recordado. «A nosotros nos gustaría estar ya ahí, porque la competencia en el tren será inevitable». Los empresarios han avanzado que no apoyan una apertura «tan extrema» como la privatización que llevaron a cabo los tories en el Reino Unido a finales de los 80. En España a buen seguro tendrán en contra de la liberalización a los sindicatos de Renfe, cuya media de edad supera con creces los 50 años.