El mercado residencial español va cobrando velocidades no registradas desde los años previos al estallido de la crisis en 2008. Así lo refrenda el XXVI Informe sobre el mercado de la vivienda, elaborado por el grupo inmobiliario Tecnocasa y la Universidad Pompeu Fabra.

De éste se desprende que el precio de la vivienda de segunda mano experimentó en 2017 un incremento del 11,1% respecto al ejercicio anterior, hasta alcanzar los 1.903 euros por metro cuadrado. Este crecimiento la Universidad Pompeu Fabra. Este crecimiento “es el más importante desde que se inició el proceso de recuperación del mercado inmobiliario”, según explicó el director del departamento de análisis e informes del Grupo Tecnocasa, Lázaro Cubero, durante la presentación del estudio.

En cualquier caso, los promotores del estudio han resaltado que, pese al creciente ritmo de recuperación, el precio de la vivienda está aún lejos de las cifras alcanzadas en los años previos a la crisis, cuando se formó una burbuja en el mercado inmobiliario. Según sus cálculos, desde los máximos alcanzados entre finales de 2006 e inicios de 2007, el precio nominal de la vivienda ha sufrido un descenso superior al 45%.

De este modo, Curbero ha explicado que “se está consolidando una fase en la que se va recuperando parte del precio perdido durante la crisis”. El responsable de Tecnocasa sí ha subrayado, no obstante, la importancia de analizar bien el mercado antes de comprar, ya que las expectativas de los vendedores se están incorporando por anticipado a los precios de oferta de las viviendas, lo que conlleva situaciones de “sobrevaloración”.

Los precios de Madrid han crecido más que los de Barcelona por primera vez desde la crisis

Teniendo en cuenta esto, el consejero delegado del grupo, Paolo Boarini, señaló que, aunque el mercado se está recuperando, todavía existen precios “interesantes y las condiciones son muy atractivas”.

Por el lado de la inversión, el estudio determina que el porcentaje de inversores en el mercado inmobiliario en España se mantuvo estable en 2017, en alrededor del 29% del total de los compradores. Estos inversores han optado por este mercado, alentados por las rentabilidades que ofrece el alquiler, que a cierre del año pasado alcanzaba el 7% de media, con Madrid ofreciendo una tasa mayor, del 7,26%, y Barcelona situándose por debajo de la media, con una tasa del 5,63%.

El de 2017 ha sido el primer año desde el inicio de la recuperación en el que los precios se recuperaron de forma más notable en Madrid que en Barcelona. La razón de este movimiento radica en la caída del 1,34% que experimentaron las viviendas usadas en la capital catalana, lo que parece confirmar los distintos anuncios de que el mercado inmobiliario se ha ralentizado en Cataluña ante la crisis política que ha sufrido la región desde el último trimestre de 2017.

Para Cubero, es probable que si se prolonga la dinámica de los últimos meses, el precio de la vivienda en Barcelona “deje de crecer con la misma intensidad con la que lo venía haciendo hasta ahora”, ya en el primer trimestre de 2018. El nuevo escenario que se presenta en Barcelona destaca, según Tecnocasa, por tener menos demanda, ya que algunos compradores potenciales se retiran temporalmente, y por la caída del número de inversores, que en el caso de los extranjeros han pasado de ser uno de cada tres a uno de cada cuatro.

También se está viendo que hay un menor número de operaciones al contado, un aumento de la negociación de los precios y un incremento de los clientes que compran con hipoteca.

Se encarece el alquiler

El estudio de Tecnocasa también pone sobre la mesa el incremento que ha experimentado el precio medio del alquiler en toda España, con un encarecimiento del 12,7%. Un aumento de precios que ha dejado de ser exclusivo de las capitales para empezar a trasladarse a otras poblaciones.

Así, el precio medio de las viviendas en alquiler en España alcanzó el año pasado los 10 euros por metro cuadrado, una cifra que se sitúa en los 12,53 euros por metro cuadrado en Madrid y que se eleva hasta los 13,57 euros en el caso de Barcelona.

En este contexto, la evolución de las hipotecas medias también ha ido in crescendo, alcanzando los 106.258 euros durante la segunda mitad del año anterior, un 10,4% por encima de las cifras de 2016. Aún así, se mantienen un 54% por debajo de los máximos previos a la crisis. La cuota mensual de estos créditos también ha experimentado un ligero repunte, hasta los 406 euros.

En 2017, Tecnocasa intermedió en la compraventa de 10.100 viviendas, un 18,48% más que en 2016 y su empresa de intermediación de servicios financieros Kìron ayudó a cerca de 3.500 personas a encontrar financiación.