La Bureba, una comarca en el noreste de la provincia de Burgos, vive estos días unas extrañas movilizaciones: cada vez más despoblada (11.000 habitantes en 1.000 kilómetros cuadrados en 44 pueblos), surgen espontáneamente plataformas en contra de la modificación del trazado del AVE entre la capital burgalesa y el País Vasco, el cual discurrirá por esta comarca hasta Pancorbo y de ahí a Vitoria en vez del recorrido anterior, paralelo a la N-I, AP-1 y la vía férrea Madrid-Irún.

El problema de estos movimientos es que no cuentan con la simpatía ni de la cúpula de Fomento, ni de los técnicos de Adif e Ineco, ni de los colectivos ecologistas de toda la vida.

Porque en La Bureba hay, según el registro de la Consejería de Medio Ambiente de Castilla y León, un centenar de cotos de caza, además de zonas de caza furtiva. No pocos recelan de este fervor por la fauna silvestre. “La tierra que vio nacer a Félix Rodríguez de la Fuente”, reza la petición en Change.org lanzado por estas plataformas (lleva 2.000 firmas), “será destrozada, sin piedad, por el tren de alta velocidad, poniendo en grave peligro la fauna que el más célebre naturalista español amó con pasión: el lobo ibérico, el corzo, las aves carroñeras y otras tantas especies autóctonas se verán invadidas por ruidosas máquinas que destrozarán sus hogares”.

Puse como condición que el comunicado estuviera en contra de la caza. Y nunca supe más”

Luis Oviedo, de Ecologistas en Acción en Burgos, es uno de los que dudan de la buena fe de las plataformas. “Yo estoy a favor de parar cualquier AVE. Pero si el AVE afecta a la caza, contra la que estoy en contra, tampoco me voy a escandalizar”, ironiza.

Oviedo cuenta que hace unas semanas le telefoneó Miguel Pou, biógrafo de Rodríguez de la Fuente. “Me pidió apoyo de nuestro colectivo y yo le puse condiciones, como posicionarnos en contra de un trazado alternativo del AVE, como estas plataformas piden, porque en teoría La Bureba no tiene por qué verse más afectada que otras comarcas de la provincia; y segundo, le objeté también un manifiesto en contra de la caza en todas sus formas”. Luis Oviedo dice que no ha vuelto a saber nada más.

“Mezclar la ecología con la caza para frenar el AVE me deja los ojos como platos”, indica Marcos Peña, alcalde de Briviesca, capital histórica de La Bureba. Dominada por fuerzas conservadoras desde 1979, en 2015 la izquierda se impuso por primera vez en esta localidad a través de una coalición que integraba a Podemos y a IU. Briviesca estaría en esa “jaula”, aunque no se trata de un municipio que dependa directamente de la caza -lo que sí ocurre con pueblos vecinos-.

Que al lobo lo maten el AVE o los cazadores es malo igualmente”, dice el alcalde de Briviesca

“A mí los intereses de los cazadores me parecen legítimo. Pero que lo digan claro. Que al lobo, que está protegido, lo mate la jaula que provocará el AVE o unos cazadores a mí me es igual”, deplora el regidor briviescano. “La cuestión es que no lo maten”.

Este medio se ha puesto en contacto con técnicos de Adif e Ineco. Muchos no esconden su enfado hacia esta tendencia verde de los cazadores contra el tren rápido, ya que el change.org habla de “graves defectos técnicos y de forma en el trazado”. “Detrás de esta campaña o hay cazadores con dinero o no me lo explico”, subraya un cuadro del Grupo Fomento. “La Alternativa Oeste -nombre de la modificación- es claramente la mejor. Y no solo por el ahorro de 170 millones, sino porque la alternativa central iba a resultar todavía mucho más cara”.

Ineco se ha cuidado de no afectar a ninguna zona o área protegida en La Bureba. “En la parte central hay un terreno yesífero-salino de las excavaciones que no se puede utilizar para hacer terraplenes; al oeste en cambio gran parte del material procedente de la excavación de los desmontes y túneles se puede reutilizar para construir los terraplenes, evitando el impacto ambiental de abrir canteras nuevas”, resume este técnico.

Los técnicos dicen que la Alternativa Oeste es claramente la mejor, sin discusión

“Por el  centro hay incluso un túnel, el de Hoyas, que va por una roca con cuevas kastificadas”, agrega el experto. “Es decir, mucha más incertidumbre y riesgo de modificados de obra (sobrecostes que reclaman las empresas) por el centro que por el oeste”, resume el técnico.

Según las personas consultadas, la situación del Túnel de Hoyas podría terminar lamentablemente pareciéndose a la del Regajal, en la línea de AVE Madrid-Valencia: el túnel sufre fallos de estructura y vierte salmuera sobre una zona protegida.

El recuerdo del Regajal

“La Alternativa Oeste reutiliza dos millones de metros cúbicos de tierras en la construcción de terraplenes. La Central, 27.000 metros cúbicos, y el resto, al vertedero”, señala otra fuente ministerial que ha trabajado en el proyecto. Otro de los argumentos a favor de La Bureba es que el antiguo trayecto, al ir en paralelo a la carretera nacional, la de peaje y la línea de tren convencional podría causar “interferencias con multitud de líneas eléctricas de media y alta tensión, gasoductos y oleoductos”.

“Lo que realmente mata a la fauna silvestre es la caza, que deja buenas rentas a los propietarios, sean particulares o municipales”, opina alguien que conoce la polémica de cerca. “Y los cotos ¿no están cercados algunos?”.